blank
blank

Según detectaron científicos de todas partes del mundo, el mapa de la Antártida está cambiado constantemente…y para peor. En este sentido, se alertó en los últimos días que los glaciares y hielos permanentes se están desprendiendo cada vez más velozmente, lo cual podría ocasionar graves problemas para el resto del planeta.

En este sentido, la prestigiosa publicación National Geographic aseguró que el primer glaciar en desprenderse fue el Larsen C, el cual sufrió una grieta de 200 kilómetros de largo y 2 de ancho; esta gran extensión de hielo se caracterizaba por tener lagunas de deshielo con hasta 400 metros cuadrados de agua congelada.

Según indicaron los especialistas, este desprendimiento generó un iceberg de 5000 kilómetros cuadrados, es decir, 24 veces al tamaño de Capital Federal. Por esta razón, especialistas de las Universidades de Swansea y Aberystwyth alertaron que la presencia de este enorme bloque e hielo en la Antártida podría traer consecuencias para el planeta.

Paralelamente, expertos de la Universidad de Colorado en Boulder aseguran que este iceberg podría chocar contra otros hielos “menos firmes” y generar icebergs de menor tamaño que podrían derretirse rápidamente; consecuentemente, aumentaría de forma global el nivel del mar. Para algunos, esta situación ya es apodada “El principio del fin” de la Antártida.

Recordemos que en el año 2002 se produjo el debilitamiento y fragmentación del Larsen B, otra impresionante extensión de hielo que se desprendió por tener en su interior más de 2000 lagos formados por agua en deshielo. Según los expertos, estos espacios suelen crear contra peso y producir orificios, que debilitan las estructuras y producen fracturas.


COMPARTIR