Pablo Arancibia fue condenado a prisión perpetua el 8 de julio tras confesar en un juicio abreviado el femicidio de Florencia Romano, la adolescente de 1 en la localidad e Maipú, Mendoza.

Ahora fue nuevamente denunciado, esta vez, por seguir usando redes sociales desde la cárcel. Se filtraron mensajes que el hombre le mandó a otras jóvenes y las autoridades del Servicio Penitenciario le secuestraron el teléfono.

Arancibia, de 33 años, fue condenado por asesinar a una de las adolescentes con la que se vinculó por ese medio.

Arancibia fue denunciado a fines de marzo por allegados a Florencia, debido a que seguía activo en Facebook. En febrero, el Servicio Penitenciario le secuestró un celular por otra denuncia.

En ese momento, el hombre se había puesto en contacto con algunos amigos y les aseguró que era inocente. En tanto, antes el femicidio de Florencia, se filtraron mensajes que el hombre le mandó a otras jóvenes.

Ahora, nuevamente, usuarios de la red social lo escracharon con el perfil. Si bien su cuenta no es nueva, tiene publicaciones que datan de 2016, lo que llamó la atención es que el último posteo lo realizó el 9 de julio, un día después de haber sido condenado a la pena máxima.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry