En amarillo podemos ver el área total que abarca la estancia La Fidelidad. El río Bermejo, separa sector protegido (sur) en la provincia del Chaco, del sector norte, perteneciente a la provincia de Formosa, sin ningún tipo de protección y con total permiso para tala y caza. El sector delimitado en color rojo, indica las 7.000 hectáreas que serán afectadas por el desmonte.

Mientras que muchos están felices por las noticias de que la naturaleza se está "recuperando", las topadoras siguen destruyendo lo que queda del monte nativo en el norte argentino.

“Ni la pandemia detiene a estos criminales, que aprovechan la cuarentena para desmontar en silencio La Fidelidad, el último oasis del Impenetrable, que tantas veces ha sido contada por periodistas y documentales”, denunció la organización Somos Monte en un comunicado.

Las topadoras trabajan a apenas 8 km de la estación biológica que opera en el Parque Nacional El Impenetrable, lugar donde hace pocos meses se encontró uno de los últimos ejemplares de yaguareté del Chaco.

El desmonte afectará 7000 hectáreas de la estancia La Fidelidad, en la provincia de Formosa, área que todavía no está protegida pese a los pedidos y los esfuerzos de ONG y ciudadanos de toda Argentina.

La Ley de la provincia de Formosa N° 1660, art. 28, establece que se debe realizar una audiencia pública para el cambio de uso de suelo (desmonte). Esta audiencia pública no se realizó, pero con la autorización del Gobernador Gildo Insfrán, en 3 semanas se abrieron más de 40 km de picadas.

Este es el paso inicial para el proceso de desmonte, que destruirá 7000 hectáreas de bosque nativo, hogar de cientos de animales y plantas que regulan nuestro ecosistema. Es una pérdida invaluable para la naturaleza y las consecuencias las sufriremos todos.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry