La oenegé española Proactiva “Open Arms” denunció este domingo que las autoridades italianas rechazaron la ayuda de su barco en el rescate de un millar de migrantes frente a Libia, notificándoles que se ocuparían los guardacostas libios.

Los guardacostas italianos “nos han dicho en este momento que nosotros no éramos necesarios (...) y están diciendo que pasa a manos de la coordinación de los guardacostas libios, lo están diciendo oficialmente”, afirmó a la AFP una portavoz de la organización, Laura Lanuza. Este hecho ocurre en momentos en que otro buque humanitario, fletado por la ONG alemana Lifeline, se encuentra varado cerca de Malta con 230 migrantes a bordo ante la negativa de Italia de abrir sus puertos a barcos de rescate con pabellón extranjero.

Lanuza indicó que el barco “Open Arms” recibió durante la mañana de ayer sucesivos avisos de emergencia por “siete u ocho” botes con distintas cantidades de migrantes a bordo en aguas cercanas a Libia. “Si vas sumando cada notificación de emergencia recibida, la suma es de 1.000 personas aproximadamente” que estarían necesitando ayuda, dijo Lanuza. Pero cuando el “Open Arms”, a unas 60 millas de la zona de rescate, contactó con el centro operacional de guardacostas de Roma, a cargo de dar las precisiones para los rescates, éste les indicó que no necesitaban su ayuda.

“Si la coordinación es de los guardacostas libios, todas esas personas van a ser víctimas de devoluciones en caliente porque van a volver a Libia”, denunció Lanuza.

Poco después, la alcaldesa de Barcelona, la izquierdista Ada Colau, pidió al gobierno español del socialista Pedro Sánchez ayudar a la oenegé Proactiva Open Arms a “salvar vidas”, y ofreció su ciudad como “puerto seguro” para la llegada de migrantes.

Ya el gobierno español aceptó recibir al buque “Aquarius”, que impedido de atracar en Italianavegó hasta el puerto de Valencia para desembarcar el domingo pasado a 630 migrantes rescatados cerca de Libia.

“Más de 1.000 personas a la deriva en 7 barcas e Italia pretende dejarlas en manos de Libia, donde se tortura, viola y esclaviza a las personas”, aseveró Colau en Twitter.

“Hay una serie de acciones alrededor de los oenegés que se están tomando para quitarnos de en medio”, afirmó Lanuza, recordando que la justicia italiana inmovilizó su buque en marzo bajo acusación de favorecer la inmigración ilegal, aunque un mes más tarde anuló la incautación.

El caso “Aquarius” puso nuevamente a los migrantes en el centro de la agenda de la Unión Europea (UE).

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry