En el marco de la investigación que se lleva adelante por los presuntos hechos de corrupción contra exfuncionarios del gobierno provincial, en la tarde de ayer fue llevado a indagatoria el ex subsecretario de Comercio, Roberto Lugo, que declaró por el lapso de tres horas, sin aportar datos significativos para la investigación que se lleva adelante sobre enriquecimiento ilícito y malversación de caudales públicos.

Según los datos obtenidos el ex funcionario declaró sobre distintos documentos que se le exhibieron en la indagatoria, relacionados con pagos efectuados por la cartera a su cargo y que llevan su firma, pero no aportó mucho más que eso.

Segú las fuentes consultadas, Lugo declaró durante unas tres horas. Llegó a las 17 a la Fiscalía y finalizada la indagatoria, cerca de las 21 de ayer, fue llevado nuevamente a la Comisaría Segunda en la que seguirá detenido.

El lunes pasado se abstuvieron de efectuar declaraciones los imputados; ex secretario General de la Gobernación, Horacio Rey; su esposa, Susana Fernández y el hermano de la misma, Ismael Fernández. Esa tarde, y ante la decisión de Roberto Lugo de declarar, se decidió que esa instancia tuviera lugar en la tarde de ayer.

Paralelamente y en el marco de la misma causa también trascendió durante la tarde del martes que el abogado defensor de Susana Fernández, la única mujer detenida hasta el momento, el Dr. Nelson Pessoa, solicitó su detención domiciliaria debido a problemas de salud de la mujer. Esta solicitud era analizada por el equipo de fiscales que lleva adelante la investigación.

En otro orden de cosas y tras las declaraciones del fiscal federal, Patricio Sabadini, que manifestó sentirse sorprendido por la celeridad con que actuaron los fiscales provinciales, ordenando la detención de los imputados, la Procuración General informó (ver aparte) que, “jamás obstaculizó ni obstruyó el trabajo de la Justicia Federal y que, en tal sentido, el Ministerio Público Fiscal del Chaco continuará prestando absoluta colaboración a la jueza federal Zunilda Niremperger y al fiscal federal Patricio Sabadini”.

Tras reseñar lo actuado desde el lunes 12 de marzo hasta la fecha, desde el Ministerio Público Fiscal se remarca que, “los detenidos estarán a disposición de la Justicia federal todas las veces que sean requeridos”.

“La aprehensión, convertida luego en detención, se dispuso por el equipo fiscal interviniente dadas las posibilidades que había de que los imputados interfiriesen con el curso de la investigación; en virtud de los cargos públicos que ostentaron hasta poco tiempo atrás”.

Finalmente reitera que, “no existe ninguna posibilidad de interferir ni obstaculizar el trabajo de la Justicia Federal”.


COMPARTIR