Declaró el último detenido por el crimen de Fernando Báez Sosa y negó haber estado en Villa Gesell

185

Esta mañana Pablo Ventura, el último joven detenido por el crimen en Villa Gesell de Fernando Báez Sosa, declaró por 45 minutos ante la fiscalía a cargo de la investigación y negó estar involucrado en la golpiza que tuvo lugar el sábado por la madrugada, en la puerta del boliche “Le Brique”.

Ventura, que fue arrestado en la ciudad de Zárate, de donde son oriundos los diez jugadores de rugby detenidos, negó ante la Justicia haber estado en la ciudad balnearia y dijo que no tiene nada que ver con el homicidio, de acuerdo con lo publicado por la agencia Télam.

Su declaración no sorprende. Horas antes su abogado, Jorge Santoro, había asegurado que su defendido no había tenido participación en el hecho, que provocó la muerte de Fernando, un joven de 18 años y estudiante de Derecho. Asimismo, había advertido que contaba con las pruebas necesarias para demostrarlo y adelantado que pediría la eximición de prisión para su cliente.

Pablo Ventura, de 21 años, fue señalado en un primer momento como el joven que se habría “fugado” luego del asesinato. Es el único de los detenidos que no es jugador de rugby. Esta mañana su padre habló con los medios y aseguró sobre la noche del asesinato.

“Fuimos a comer con mi señora y Pablo a un restaurante que se llama La Querencia. Nos fuimos de ahí cerca de las 23, luego Pablo salió con amigos y regresó a las 4. Al otro día a las 17 la DDI de Zárate lo vino a detener. No sabíamos por qué, pero nos pusimos a disposición de la Justicia”, dijo José María Ventura desde la puerta de la comisaría primera de Villa Gesell.

Los rugbiers arrestados

Ayer por la tarde los detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa fueron trasladados a la fiscalía para declarar por lo ocurrido en la madrugada del sábado. Sin embargo, ninguno de los diez jóvenes que debían hablar lo hizo.

Luego de negarse a ser indagados por la fiscal Verónica Zamboni, los imputados, que juegan al rugby en el club Arsenal Náutico de Zárate, fueron trasladados a la cárcel de Dolores. En dicho penal esperarán en las próximas horas ser trasladados nuevamente a Villa Gesell para someterse a una rueda de reconocimiento con el objetivo de establecer quiénes agredieron directamente a Fernando y quiénes fueron partícipes. Así se definirá a los acusados como “coautores” del homicidio agravado y a aquellos que serán señalados como “partícipes necesarios”.

Fernando Báez Sosa tenía 18 años y murió por los golpes recibidos el sábado en la madrugada, cuando un grupo de rugbiers comenzó a agredirlo. Según fuentes de la investigación, el episodio comenzó dentro del local Le Brique cuando uno de los amigos de Fernando volcó vino sobre uno de los acusados. Entonces comenzaron a pelear. La gente de seguridad del boliche los sacó del local y ya en la calle los detenidos agredieron a la víctima con piñas y patadas hasta matarla.

Fuente: La Nación

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry