En Sáenz Peña, una familia acordó con una empresa funeraria el traslado del cuerpo de una mujer, que falleció por coronavirus, hasta el cementerio privado Parque Jardín para sepultarla. Allí la iban a despedir por no estar autorizado el velatorio.

Pasó la hora en que debía estar el féretro y ante la demora, llamaron a la funeraria  desde donde respondieron que fueron hasta la morgue del hospital 4 de Junio, pero el cuerpo no estaba.

Ante esa noticia, los parientes dejaron el cementerio y se dirigieron hacia ese centro de salud y comenzaron las averiguaciones. Se estableció después que se había cometido un error en la entrega del cadáver. Los restos de la señora fueron derivados para cremarlos y esa tarea se cumplió.

El hecho ocurrió el martes 19 de enero, pero trascendió ayer en los medios luego que un pariente publicó el caso en su cuenta de una red social. La denuncia se formalizó en la comisaría 4ª y se dio intervención a la Fiscalía de Investigación Penal para determinar el encuadre jurídico y sancionar a los responsables si corresponde.

La información fue dada a conocer por el portal de noticias periodismo365 citando a fuentes policiales y testimonios de familiares.

Un hombre, de 41 años, domiciliado en Sáenz Peña, comentó que su madre, de 75 años, falleció el martes 19, alrededor del mediodía, en el sector Covid-19 del hospital 4 de Junio. No se autorizó el velatorio y ante esta situación, coordinaron con una empresa local de sepelio, trasladar los restos al cementerio privado Parque Jardín.

Poco antes de las 17, los familiares al advertir la tardanza de la llegada del coche fúnebre con el ataúd, decidieron llamar a la funeraria. Le respondieron que habían ido a buscar el cuerpo pero ya no estaba en la morgue.

El hombre dijo en su denuncia policial, que constató que a las 13 el cadáver de su madre fue trasladado desde el sector terapia intensiva hasta la morgue, rotulado con su nombre. En la morgue, el encargado manifestó que había salido a almorzar y que dejó la llave para el traslado del cuerpo, remarcando que siempre hacen ese movimiento y que desconocía dónde podría encontrarse el cuerpo de su madre.

Más tarde, a las 18.30; se comunicó telefónicamente con el director del hospital quien le confirmó que empleados de otra cochería se llevaron el cuerpo de su madre por equivocación y lo cremaron.

Posteriormente, el hombre concurrió a la funeraria que retiró el cuerpo y le entregan la urna con las cenizas que sería de su madre. Se excusaron diciendo que empleados, al momento de retirar el cuerpo, el mismo no estaba rotulado.

En familiar publicó en su cuenta de una red social que “cuento esto y pido por favor el que pueda y quiera compartir lo haga,  para que nadie más tenga que pasar por esta fea situación.  El martes 19 falleció en el hospital 4 de Junio de Sáenz Peña, la mamá  de mi yerno. Como no hubo velatorio, a las 17 esperábamos  el cuerpo en el cementerio Parque Jardín.

Mi yerno recibió una llamada donde le informan que los restos no se encontraban en la morgue. A partir de ésta instancia comienza la odisea, ya que en el hospital nadie daba una respuesta . Nadie sabía nada. Mi hija con su esposo empezaron a recorrer  todas las funerarias de Sáenz Peña y cementerio en busca del cuerpo.

Horas después, desde el hospital avisaron que una empresa funeraria pasó a buscar un cuerpo de un hombre para cremar y se equivocaron. Llevaron un cuerpo femenino y que estaban volviendo con las cenizas.

Los restos de la madre de mi yerno ya descansan en paz, con la diferencia que no en un ataúd como ella quería, sino en un pequeño cofre. La pérdida de un ser querido es tan dolorosa y se siente aún más por esta horrible  situación que no se los deseamos a nadie”.


COMPARTIR