El suboficial de Gendarmería de 37 años fue hallado muerto en el interior de una vivienda en Santo Tomé.

El uniformado de 37 años, identificado como Alfredo Vivero, fue encontrado este martes con un disparo de arma de fuego en la cabeza, una media en la boca y un precinto en el cuello.

De acuerdo a los primeros datos aportados a Radio Sudamericana, el cuerpo fue hallado en el  interior de una vivienda ubicada sobre calle Parque Corsódromo de la Ciudad de Santo Tomé.

Los investigadores de la Policía de Corrientes, jurisdicción de la Comisaría Segunda de Santo Tomé, intentan dar con el autor o los autores de aberrante crimen.

Fuente: Radio Sudamericana