El cónsul general de Chile en Rosario, Fernando Labra Hidalgo, murió tras contraer coronavirus y es la víctima fatal número 29 en el país.

Este miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un comunicado en el que lamentaba "profundamente informar el sensible fallecimiento" del cónsul, consejero en la línea diplomática.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores lamenta profundamente su pérdida y expresa sus más sentidas condolencias a su viuda, quien le ha acompañado durante tantos años en el ejercicio de sus funciones diplomáticas y consulares al servicio de la República", dice la nota.

Según informó Canal 13 de Chile, Labra Hidalgo tenía 65 años, y aunque la jefatura de la Embajada en Buenos Aires optó por mantenerse lejana a las noticias y evitar a la prensa, colegas suyos de la sede lo describieron como una gran persona. Aunque no pudieron dar cuenta de su estado de salud previo a la enfermedad, pero sí enfatizaron que era "un gran lector".

A principios de semana, ​Labra Hidalgo era una de las 30 personas con diagnóstico positivo de Covid-19 en Rosario.

Como anticipó Clarín, diplomático se encontraba internado y aislado en un centro de salud de esa ciudad santafesina. Así lo había informado el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Teodoro Ribera Neumann.

"Labra Hidalgo está internado desde el sábado en el Sanatorio Parque de Rosario, con respirador artificial", habían indicado a Clarín fuentes del ministerio de Salud de la Santa Fe cuando dieron a conocer el caso.

El diplomático había presentado los primeros síntomas el 20 de marzo y siempre estuvo aislado. Es el primer diplomático extranjero oficialmente contagiado de COVID 19, y obviamente el primer fallecido por la enfermedad. Argentina en cambio tiene a varios diplomáticos enfermos, y en distintas situaciones.

Según la cancillería chilena Labra Hidalgo tenía 38 años en el servicio exterior. Trabajó en Consulados Generales en Buenos Aires y Rosario .

El embajador ante Naciones Unidas, Martín García Moritán fue internado en Nueva York con una neumonía severa y fiebre muy alta. Permanece allí, con respirador artificial, y se lo iba a inducir al sueño.

Entre tanto, el encargado de negocios en la embajada argentina en Venezuela, Eduardo Porretti también tiene coronavirus pero se encuentra estable y trabajando desde su casa, aislado. Y en Buenos Aires, se informó que el diplomático Juan Corteletti tiene el virus y está en su casa también estabilizado.

Fuente: Clarín

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry