Brenda Barattini, la mujer que estaba acusada de cortarle el pene a su amante, fue condenada este miércoles a 13 años de prisión en Córdoba y tras conocerse el fallo hubo incidentes por parte de los familiares de la imputada, algunos de los cuales abandonaron la sala en medio de un ataque de nervios.

Por unanimidad, el Jurado Popular determinó la culpabilidad del hecho de la acusada de 28 años que estaba imputada por el delito de "tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por alevosía".

Al leerse el fallo, familiares de Barattini se retiraron con una crisis nerviosa mientras que un hombre, al que algunos le atribuían que pertenecía al núcleo cercano de la mujer, rompió un vidrio en los tribunales y fue detenido.

El 27 de agosto pasado, la fiscal Laura Battistelli había agravado la acusación, ya que la mujer había llegado al juicio bajo la caratula de "lesiones gravísimas agravadas por el vínculo".

Por el cambio de esa carátula, el juicio se pospuso y volvió a arrancar con un Jurado Popular, ante el cual la joven arquitecta admitió que planificó lastimar a su amante y dijo que lo hizo porque él la trataba "como un trofeo", aunque aseguró que no quiso matarlo. Además, la acusada contó que este sujeto, de 42 años, le exigía enviarle fotografías suyas, además de un video, que luego exhibía a sus amigos.

"Él me trataba como un trofeo, me hacía ver como una cola. Yo era la cola. Vulneró mi intimidad, mi vida y mi carrera. Se había arruinado todo", relató Barattini, quien le seccionó gran parte del pene y un testículo a su amante con una tijera de podar en un hecho ocurrido en el interior de un departamento del centro de la capital cordobesa en noviembre de 2017.

En su alegato, la fiscal había mostrado la tijera con la que Barattini le cortó el pene a su amante, en un particular episodio, en general ajeno a los procesos judiciales.

Antes de conocerse el veredicto que la condenó a 13 años de prisión, Brenda Barattini hizo uso de su derecho de formular sus "ultimas palabras", ante la atenta mirada de los ciudadanos que integraron el Jurado Popular y en medio del silencio de las personas que colmaron la pequeña sala de audiencias.

"Estoy muy arrepentida de lo que hice, nunca quise matar a nadie", manifestó la joven arquitecta, para luego reiterar, en dos oportunidades, su pedido de "que se haga justicia".

Además, sostuvo: "Me jodí la vida, quiero seguir con mi vida normal", quien lleva 22 meses presa en la cárcel de Bouwer. Tras el fallo en su contra, sus abogados defensores Lucas de Olmos e Iván Sironi anticiparon que apelarán la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba, al considerar que "corresponde encuadrar el hecho en el marco del delito de lesiones graves y no en una tentativa de homicidio", tal la calificación que se entendió para condenarla, en una pena coincidente con la pedida por la fiscal Laura Battistelli.

Apenas se dio lectura a la parte resolutiva, por parte de los jueces Italo Vitozzi, Mario Centeno y Mónica Traballini, tras haber sido declarada culpable por los miembros del jurado, Barattini permaneció sentada en su silla, hasta que fue retirada por uniformados, mientras unos metros más allá sus familiares estallaron de bronca, con gritos e insultos, generándose incidentes menores y siendo empujadas por mujeres policías, pero los inconvenientes se trasladaron a los pasillos del Tribunal y hasta en la misma puerta del Juzgado.


COMPARTIR