En horas de la mañana de ayer, en la zona rural de Quitilipi, un lugareño encontró dos cuerpos sin vida que pertenecerían a mujeres de entre 20 y 30 años, luego de sentir un olor nauseabundo y la presencia de cuervos.

El hombre se llama C.G. de 46 años, domiciliado en el Lote 52 distante 1 km del lugar y según informaron fuentes policiales, el macabro hallazgo se produjo cerca del mediodía, en la zona rural de la localidad por la antigua Ruta 16, paralela a las vías, en un campo adentro que une Quitilipi con Sáenz Peña y Sáenz Peña con Napenay.

Hoy lunes, el procurador general adjunto, Miguel Fonteina Miguel Fonteina dijo que todavía no fueron identificadas y remarcó que los cuerpos se encuentran en un estado avanzado de descomposición, estaban desnudos y sin identificaciones. No obstante, ya se establecieron todas las medidas correspondientes de entrecruzados de datos para saber si hay denuncias o exposiciones por desaparición de personas en toda la provincia.

Fontaina no recuerda un caso similar, por lo menos que haya caído en la investigación del Ministerio Público Fiscal y aseguró que no se puede descartar ninguna hipótesis.
“Tenemos que empezar a analizar para verificar cuestiones de trata, droga. No se puede descartar absolutamente nada. Primero buscar la identidad de ambas mujeres y a partir de ahí ir reconstruyendo su vida y determinar qué pasó con ellas”, dijo en contacto con La Radio.

Cabe mencionar que los efectivos tomaron conocimiento del hecho mediante un llamado telefónico, que alertaba sobre la presencia de dos cuerpos sin vida pertenecientes a dos mujeres de entre 20 y 30 años, los cuales se hallaban totalmente desnudos.

En el lugar, según detallaron las autoridades, se encontró una llave con llavero y dos prendas de vestir sueltas (un vaquero y ropa interior), y se pudo observar signos que indicaban que los cuerpos habrían sido movidos.

Una de las víctimas, posee cabello negro, un anillo, una gargantilla plástica, un aro y un par de chatitas negras, más un símbolo esvástica en el hombro. La otra, también de cabello negro, tenía dos pulseras colocadas y alrededor del cuello lo que aparentemente sería remera. Ambos cuerpos, indicaron, no tienen más de una semana de descomposición y no trascendió si los mismos presentarían signos de violencia o abuso alguno.

Los cuerpos se encuentran en la morgue judicial para sus correspondientes autopsias.
En el hecho, tomaron intervención el Gabinete Científico, y colaboró el personal del Departamento de Investigaciones, Médico Policial y Bomberos de Sáenz Peña.