En la mañana de ayer, la Justicia condenó a Soledad Alicia Zuebas y el concubino de la misma, Rodrigo ramón Delgado, a la pena de prisión perpetua, por el homicidio del niño Brandon Ezequiel Zuebas de un año y nueve meses, quien fue sometido a severos castigos corporales por su madre y su pareja.

La muerte del pequeño Brandon, ocurrió el 18 de mayo del año 2016, en Villa Ángela y se dio a consecuencia de los severos golpes a los que fue sometido a lo largo de unos seis meses aproximadamente, donde las marcas en su cuerpo determinaron castigos corporales con la hebilla de un cinto, además de golpes en su cabeza, cara, mejillas, orejas, abdomen. Todos estos golpes se habrían dado de manera constante y sistemática que derivó en el deterioro de la salud del menor y posterior a esto la muerte del mismo.

La Justicia, determinó que la finalidad de estos golpes claramente mostraron la intención de dar muerte al menor, y sentenció a los dos únicos involucrados, su madre y el concubino, a la máxima pena.

De esta manera por finalizado el caso, y haciéndose justicia por el pequeño Brandon.