El Tribunal Oral Federal de Resistencia condenó a 15 años de prisión a Elida Mambrín por considerarla coautora del delito de trata de personas con fines de explotación sexual en perjuicio de 70 víctimas; de un caso de abuso sexual gravemente ultrajante; y de un caso de abuso sexual simple, todos en concurso real. También condenó a Lorena Quintana, quien recibió la pena a tres años en suspenso como partícipe secundaria del delito de trata de personas. Además, el tribunal ordenó el decomiso de un vehículo y el dinero encontrado al momento de los allanamientos.

El veredicto del tribunal resultó en línea con el requerimiento formulado en el alegato por el fiscal general Federico Carniel y la fiscal cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), Alejandra Mángano.

Con respecto al monto de reparación a las víctimas, el tribunal señaló que se va a definir de acuerdo a "los considerandos" que se van a publicar en la lectura de los fundamentos, que se darán a conocer el próximo 13 de septiembre.

Las dos mujeres fueron consideradas culpables de reclutar a las víctimas a través de la asociación civil “No me olvides” y de explotarlas sexualmente con hombres vinculados al poder chaqueño, a cambio del acceso a “becas” o planes pagos con dinero público de los que también se beneficiaban aquellos. En vez de serles exigidas como contraprestación actividades ligadas a la función pública, se les exigía a las víctimas que tuvieran relaciones sexuales y otras prácticas humillantes con funcionarios públicos. Los hechos habrían ocurrido entre marzo de 2018 y marzo de 2020.

Según la investigación, Mambrín y Vallejo captaban a las víctimas con ofrecimientos de trabajos para el Estado a través de las redes sociales y avisos radiales. Una vez seleccionadas, les exigían buena presencia, físico y vestimenta y las exhibían en distintos organismos públicos donde funcionarios podían elegir a alguna y ofrecerle “otro tipo de encuentro”. De esta manera, las personas acusadas obtenían a cambio influencia políticas.

Rolando “Kilo” Vallejo, presidente de No Me Olvides, fue el principal imputado en la causa. Se quitó la vida en mayo de 2020, tras permanecer dos meses prófugo.

Los testimonios de las víctimas lo ubican como el supuesto principal gestor del esquema de prostitución, mientras alardeaba contactos políticos que le garantizarían impunidad.

El debate, presidido por Eduardo Belforte, Juan Manuel Iglesias y Delfina Denogens, había comenzado el 12 de agosto. El 26 de agosto las partes pronunciaron sus alegatos.


COMPARTIR