A través del sistema de videoconferencias del Poder Judicial de la Nación, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Resistencia condenó ayer a la mañana a un hombre a ocho años de prisión por  transportar 86 kilos de cocaína.

Los jueces Juan Manuel Iglesias, Rocío Alcalá y Eduardo Belforte también ordenaron el decomiso de un vehículo utilizado en la maniobra. El Ministerio Público Fiscal, representado por el fiscal Federico Carniel, tuvo por acreditado los hechos y durante su alegato pidió una pena de once años, en tanto que la defensa cuatro. El ahora condenado está detenido en la Unidad 11 del Servicio Penitenciario Federal de Sáenz Peña.

El operativo

El caso se inició el 9 de junio de 2018 a raíz de un operativo de control vehicular e identificación de personas y posibles infractores a la Ley 23.737 en la ruta nacional  Nº 16, a la altura del kilómetro 202 en jurisdicción de la localidad de Napenay.

El procedimiento estuvo a cargo del Departamento de Drogas Peligrosas de la Policía de Chaco con asiento en la ciudad Termal, contando con la colaboración de personal de la División Inteligencia, Operaciones Droga Interior de Presidente Sáenz Peña y de la localidad de Charata, además de la Policía Caminera Zonal.

Allí se interceptó al imputado, quien se desplazaba en una camioneta Volkswagen Saveiro. Luego de realizar todos los procedimientos correspondientes, los agentes encontraron en el interior del vehículo, en diferentes partes, 79 panes rectangulares con un polvo blanco. Luego de realizar la pericia química resultó ser cocaína, con un grado de pureza del 40% y un peso total de  86, 420 kilos.

La voz del fiscal

Para el representante del MPF, tras analizar las pruebas, el hecho se encontraba probado. En particular, hizo hincapié en los resultados de la pericia química:

“El resultado no es cocaína en su máxima pureza, pero tiene capacidad suficiente de afectar la salud de quien consuma el estupefaciente. Por ello se ve afectado el bien jurídico protegido de la Ley de drogas, que es la salud pública”, señaló ante el tribunal. El fiscal general solicitó la pena de once años de prisión por el delito de transporte de estupefaciente –artículo 5º inciso 6º de la Ley Nº 23.737-.

Explicó que la pena debía ser agravada por la cantidad de estupefacientes transportados. También requirió el decomiso del vehículo  y de todos aquellos elementos que fueran utilizados para cometer el delito.

Celeridad

El debate se inició el 18 de junio y al cabo de quince días el Tribunal Oral Federal de Resistencia dio su veredicto en el caso. Durante el juicio el imputado se negó a declarar. Luego brindaron declaración testimonial el jefe del operativo, el responsable de los perros detectores de narcóticos y el agente de la Dirección de Drogas Peligrosas de la policía de la provincia de Chaco que  participó del procedimiento.

Alegatos

Ayer, brindaron sus alegatos,  el Ministerio Público Fiscal de la Nación y la defensa  particular del imputado. Luego los jueces dictaron sentencia. El fiscal general hizo referencia a los importantes avances en la tecnología que permitieron llevar adelante con mayor celeridad el debate, “siempre garantizando los derechos constitucionales y garantías del imputado y las víctimas.

Esto nos produjo un avance sideral hacia la modernización y agilidad del proceso, desformalizándolo y permitiendo que con escasos recursos podamos tener el mismo resultado, menos tiempo y menos insumos. Pura ganancia”, elogió.