En la jornada del jueves, el municipio puso en marcha el nuevo sistema de inspecciones al transporte en la ciudad y en la primera jornada de controles un remisero dio positivo al test de alcoholemia.

El conductor de un automóvil Fiat, marcó 0,20 de alcohol en sangre y el vehículo fue removido al depósito municipal. Cabe recordar que la sanción a conductores profesionales es de 1000 litros de nafta súper, tal como lo dispone el Código de Falta Municipal, ordenanza 1130.

Estas tareas estuvieron a cargo de la Dirección de Tránsito y Transporte de la comuna, cuyos agentes se desplegaron en distintas zonas de Resistencia. El flamante sistema de controles implementado por el gobierno municipal tiene como objetivo mejorar las condiciones de seguridad para los pasajeros y usuarios de medios de transporte.

El director de Transporte, Héctor Enrique, explicó que los controles incluyen también a conductores profesionales de vehículos utilitarios de transporte escolar, taxistas y remiseros.

Los controles de alcoholemia seguirán realizándose en forma periódica, en diferentes turnos, con el fin de mejorar el servicio y brindar mayor seguridad a sus pasajeros.


COMPARTIR