El auto figuraba a la venta en Facebook y habían pactado su operación de compra a través de esa red social. Luego con mensajes de texto y audio, vendedores y compradores quedaron en que la transacción por $ 110.000 se realizaría el lunes en un barrio de Viedma.

Cuando los dos hermanos compradores recorrieron los 280 kilómetros que la separan a la capital de Río Negro de Bahía Blanca y llegaron al lugar para concretar la compraventa, descubrieron que se trataba de un engaño. Discusión, violencia y un fatal tiroteo.

Uno de los vendedores, un menor de 17 años con varios antecedentes delictivos en la justicia de Río Negro, murió tras ser baleado. Su compañero huyó de la escena del hecho y aún está prófugo.

La secuencia del hecho comenzó cuando ambos estaban en la esquina de 19 y 4 del barrio Lavalle de la capital rionegrina, aguardando a los hermanos bahienses para concretar la supuesta compraventa. Según los primeros pasos de la investigación, los vendedores fueron los que inicialmente atacaron a los compradores, en lo que se presume fue un intento de robo de la suma que llevaban para adquirir el vehículo.

El menor de 17 años, un tal "Oreja", como se lo conocía en Viedma, murió a los pocos minutos en el hospital Artémides Zatti, donde había sido llevado por vecinos del barrio.

En el mismo hospital de Viedma falleció a última hora de la noche de este lunes Leandro Gallardo, el mayor de los hermanos bahienses. Tenía múltiples heridas de bala en la cara y en el cuello y, aunque llegó a ser operado, los médicos no pudieron evitar su muerte.

Los Gallardo trataron de escapar tras el tiroteo. La Policía les cortó el paso cuando iban en un Chevrolet Astra y circulaban por la rotonda de Avenida Perón y Caseros.

Dentro de su vehículo, que tiene dos disparos en la ventanilla del acompañante, encontraron los $ 110.000 de la operación, documentación de ambos y una pistola Bersa 9 milímetros.

Una serie de peritajes permitirán comprobar si de esa Bersa salieron los disparos que mataron al menor de 17 años.

Según informó la policía de Rio Negro a Clarín, la pistola estaba registrada y Gallardo tenía autorización para portarla.

Inicialmente, por el tipo de arma, que usa la Bonaerense, se infirió que la víctima podría ser miembro de la fuerza policial, aunque luego se lo descartó. Se dedicaba a manejar micros de larga distancia mientras que su hermano, que no resultó herido, tiene un taller mecánico en Bahía Blanca.

La investigación del hecho está a cargo de la fiscal Marisel Viotti Cilli, de la justicia de Viedma, quien dispuso medidas para corroborar los dichos de los hermanos y dar con el cómplice del menor de 17 años. "Se trata de un caso de 'cuento del tío' en el que aún hay que determinar quién engañó a quien", dijeron desde la fiscalía.

Se secuestraron teléfonos celulares, donde constan los mensajes y audios entre los hermanos y sus supuestos asaltantes, que vivirían en el barrio donde se concretó el enfrentamiento.


COMPARTIR