Cómo serán los microcréditos a “tasa bajísima” que impulsa el Gobierno nacional

415
Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social.

El sistema de créditos no bancarios que anunció el presidente Alberto Fernández en su discurso inaugural apuntará a financiar pequeños bienes de capital a modo de microcréditos, además de buscar refinanciar deudas de familias que enfrentan problemas para afrontar cuotas contraídas en estos años de tasas altas.

El objetivo es que, con fondeo público, se puedan otorgar a tasas muy por debajo de las del mercado.

“Queremos un Estado presente, constructor de justicia social, que le dé aire a las economías familiares: por eso vamos a implementar un sistema masivo de créditos no bancarios que brinde préstamos a tasas bajas”, dijo Fernández durante su discurso del martes ante la Asamblea Legislativa.

“Hoy nuestros compatriotas tomaron créditos para comprar alimentos y remedios o para pagar las facturas de los servicios públicos. Las abuelas y abuelos se endeudaron para comprar medicamentos y empezaron a comer menos y peor”, agregó el Presidente.

El proyecto está bajo la órbita de Daniel Arroyo, flamante ministro de Desarrollo Social que tiene también a su cargo el desarrollo de una tarjeta alimentaria con la que se busca financiar la compra de alimentos para menores de 6 años.

“Es un sistema de créditos no bancarios como existe en todos los países de América Latina, va a ser a una tasa muy baja para máquinas, herramientas y bienes de capital”, dijo Arroyo. “El fondeo va a ser público, sin participación de la Anses”, agregó.

Según un funcionario del área económica del nuevo gobierno, el objetivo es permitir reactivar “desde abajo” pequeños microemprendimientos o de autoempleo, pero también atacar el sobreendeudamiento de familias que no tienen acceso al sistema bancario.

“Hemos detectado familias de sectores populares endeudadas a tasas de hasta el 25% mensual que se endeudan por $4.000 o $5.000 para llegar a fin de mes, y el objetivo es sustituir el crédito caro por crédito mucho más barato para sacarlos de esa situación que reduce su ingreso disponible”, comentaron.

Desde la cartera de Arroyo no pudieron precisar por ahora cuál será el monto total asignado al programa, ni la fecha de inicio. La tasa de interés no superaría el 3 por ciento.

El nuevo gobierno busca evitar el fondeo de la Anses porque las tasas de rendimiento que tiene que obtener el organismo que ahora está en manos del ex Banco Central Alejandro Vanoli resultan excesivas.

De hecho, una de las críticas de la nueva administración al gobierno de Cambiemos es que los créditos fondeados por el organismo previsional cobraban tasas del 50% anual.

Según se pudo averiguar, la distribución de los préstamos se hará a través de mutuales, cooperativas, cajas de crédito y hasta asociaciones civiles, que están siendo coordinadas desde la cartera de Desarrollo.

Fuente: Infobae

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry