Representantes de la División de Atención a la Mujer de la Policía del Chaco visitaron la redacción de Primera Línea para dialogar acerca del trabajo que llevan adelante con la unidad, las formas de violencia de género que son conocidas y las vías de denuncia.

Verónica Cortes es Comisario y Segunda Jefe de la División asistió acompañada por Natalia Casafú que actualmente se desempeña en el rol de oficial auxiliar. Ambas son parte de un equipo que trabaja en la unidad policial, conocida popularmente como “Comisaria de la Mujer” que fue creada en el año 2008 ante la gran demanda existente sobre la temática. Actualmente está  ubicada en la calle Colón al 36 de la ciudad de Resistencia.

Cortés cuenta que se recibieron cerca de 1400 denuncias durante este primer semestre del año y más de la mitad pertenecen a la ciudad de Resistencia. Asimismo explicó que una de las formas de violencia más denunciadas y socialmente conocidas es la violencia psicológica. “Se da a través de los insultos, agresiones y amenazas verbales que no constituyen en sí el contacto físico y hace sentir culpable a la mujer de los problemas que se tiene en el hogar”.

Además de atender mujeres, las oficiales explicaron que también reciben denuncias de cualquier ciudadano. “Se han acercado ancianos, adolescentes y hombres a realizar escritos por violencia”, acota Casafú.

Pero de las relaciones familiares horizontales, la que más sorprende es la cantidad de denuncias que realizan las madres por violencia física cometidas desde sus hijos varones hacia ellas. “Cuando la madre viene a hacer la acusación, lo hace como última instancia porque es muy doloroso y en general, no buscan perjudicar a sus hijos pero la situación ya no da para más”, añade Casafú.

Denuncia

La jefe policial explica los detalles desde que la víctima llega  a la unidad policial hasta las medidas más urgentes que se pueden tomar. “Cuando la ciudadana llega a la unidad se contempla el estado en el que está porque normalmente van desbordadas. Se las tranquiliza y se le brinda la confianza necesaria para que cuente qué hechos presenció”, explica Cortes.

La Comisaria de la Mujer es una unidad policial atendida íntegramente por mujeres durante las 24 horas del día. “Esto ayuda mucho porque se sienten contenidas y se ven reflejadas por el personal”, acota Cortes.

La denuncia la puede hacer la victima sin ningún tipo de documentación o algún familiar de la misma pero posteriormente se pedirá la presencia de la víctima. “Lo único importante es que realice la denuncia porque sin eso nosotros no podemos resguardarlas y ayudarlas para que salgan adelante de esa situación”. Asimismo, la denunciante puede acercarse a la unidad policial “para asesorarse qué pasos siguen a la denuncia, qué medidas cautelares disponen, los alojamientos transitorios que se ofrecen para ese periodo que están fuera de sus hogares y demás”

Luego de la denuncia hecha en la división de atención a la mujer, la denunciante puede acudir a la Fiscalía o al Juzgado de familia y pedir el oficio para que se le asigne el botón de pánico como una medida de protección ante la vulnerabilidad. El botón de pánico permite que “se emita una alerta cuando la víctima se encuentra con su agresor y esa alerta impacta en el 911. El personal policial intenta comunicarse con ella o se envía al personal policial hacia el lugar en donde se está emitiendo”, detalla la mujer policía.

Donde acudir

Si sos víctima de violencia o conoces a alguien que lo sea podes llamar al 911, a la línea de atención a la mujer, 137, o al teléfono fijo de la comisaria de la mujer, 4453272. Además, podes acercarte a Colon 36 de la ciudad de Resistencia para asesorarte en cuanto a la violencia de género y cómo reconocer si estás siendo parte de este grupo de vulnerabilidad.

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry