La integrante del “Movimiento unido por la vida y la familia”, Clelia Ávila, visitó la redacción de Primera Línea para referirse a las acusaciones que recaen en su contra y que la señalan como la organizadora de la marcha autoconvocada por las redes sociales que se realizó el pasado lunes 16 de octubre. A su vez, fue señalada como la instigadora del ataque de un grupo de varones a varias mujeres que participaron del 32º Encuentro Nacional de Mujeres y que ese día en horas de la siesta se encontraba en la Plaza 25 de Mayo.

La denominada “contramarcha” del 16 de octubre se llevó adelante en repudio a las manifestaciones que protagonizó un grupo de mujeres durante el desarrollo del 32º ENM, los días 14, 15 y 16 de octubre en la ciudad de Resistencia.

La denuncia penal

Por estos hechos, el Gobierno provincial presentó una denuncia penal en su contra, en la cual en la cual se la menciona como “presunta instigadora” de los desmanes ocurridos en la jornada mencionado. “Fueron vándalos pagados por una facción política”, había asegurado días atrás el secretario de Derechos Humanos Juan Carlos Goya. Además, un grupo de integrantes de la Comisión Organizadora del ENM, agredidas ese día, hicieron otra denuncia penal por “amenazas” y “persecución pública”, señalándola a Ávila y a militantes de Cambiemos como promotores del ataque.

Al respecto, Ávila aclaró que aún no fue notificada de esta denuncia y que, una vez que esto ocurra, se asesorará legalmente para analizar los pasos a seguir. Se declaró una vez más inocente y reiteró que las acusaciones en su contra son totalmente falsas y obedecen a una abierta persecución hacia los que piensan diferente. “Los hechos violentos provengan de donde provengan son condenables y repudiables, jamás protagonicé hechos de violencia verbal ni física. No instigo ni aliento a la violencia, al contrario. Profeso la fe cristiana y dentro de ella uno de los valores es la paz. Sin embargo, se me imputan hechos de violencia que no tienen relación con mi forma de actuar en todos los órdenes de la vida”, manifestó. Y reflexionó: “Veo un trato tan desigual y tan ensañado contra mi persona, que me hace pensar qué fue lo que paso aquí y qué pretenden”.

Su relato sobre lo ocurrido

Al ser consultada sobre lo que ocurrió en la siesta del lunes 16 de octubre, Ávila dio su relato sobre lo acontecido. “Pasé cerca de las 14.15 por la Plaza, había un pequeño grupo de personas y no me quedé. Luego regresé con una amiga, nos quedamos un rato allí. Participamos de la marcha y cuando nos estábamos desconcentrando porque teníamos cosas que hacer veo a lo lejos, a 100 metros, un tumulto de gente pero no supe de qué se trataba. Luego me enteré a las pocas horas por los medios que habían ocurrido hechos violentos”. De este modo, dejó en claro que en el momento de los serios incidentes, ella ya no se encontraba en el lugar.

“Ahora me enteraré con la denuncia de qué me acusan, porque no estuve en ese momento. Me estaba yendo cuando se escucharon los ruidos de una evidente confrontación que hubo en la Plaza”, insistió.

Respecto a los motivos por los cuales se habría iniciado lo que muchos calificaron como “cacería de mujeres”, Ávila explicó: “Había mujeres en la Plaza, algunas feministas. Aparentemente se las veía haciendo gestos obscenos, pero fueron provocaciones a las que no se les debió llevar el apunte. Los que participaron de la marcha no le prestaron atención. Pienso que a algunos no les gustó alguna provocación y eso les hizo reaccionar de esa manera. Es lamentable porque no era la idea de esta marcha autoconvocada que no sabemos quién la convocó”.

Participación en los talleres 

“Varias mujeres de nuestro Movimiento entendimos que era necesario participar de los talleres y muchas de nosotras participamos del taller Nº 14 sobre anticoncepción y aborto que tuvo lugar en la Escuela “Raúl B. Díaz”. “Los talleres en los que participamos se desarrollaron con normalidad”, dijo, aunque señaló que el domingo a la tarde se produjo un momento de tensión cuando junto con las mujeres de su Movimiento se pronunciaron en contra de la despenalización del aborto. “Pudimos exponer pero hubo un clima tenso al final de la jornada del domingo”, describió

Discriminación solapada

En esta misma línea, Ávila considera que está siendo víctima de una persecución por haber manifestado abiertamente estar en contra de la despenalización del aborto y de la denominada ideología de género. “Hay formas solapadas de discriminar y una especie de persecución. En este caso se debe a que pienso distinto de algunos que creen que hay que despenalizar el aborto. En ningún país civilizado se puede tener el derecho a matar, cuando se produce la concepción hay un ser vivo en el vientre de la mujer. Una vez que se concibe se inicia una nueva vida”.

Y continuó: “Lo que quieren es callar la voz del que piensa distinto. Por muchos años en nuestro país se tuvo un pensamiento único y en el Chaco todavía hay vestigios del mismo, por eso hay que perseguir, discriminar y acusar falsamente a quien no piensa igual”. También consideró que se la persigue por profesar la fe cristiana: “Hay un odio a la fe o al que cree en Dios. La fe de cada uno no debería perturbar a otros. Tenemos que aprender a vivir en libertad, quienes hablan de discriminación son los mayores discriminadores, no toleran que haya gente que tenga otra forma de pensar y otros valores”.

“Buscaron una salida fácil”

Asimismo, la ex legisladora provincial consideró que mediante las acusaciones en su contra, cierto sector buscó conseguir un rédito político, de cara a las elecciones generales legislativas que se realizaron el último domingo.

“Como era un momento electivo, entiendo que algunos no midieron las consecuencias y buscaron la salida fácil. Sacaron mal el cálculo en réditos políticos al inculcarme los hechos que ellos no pudieron controlar para salvar su responsabilidad. Mal que les pese la urna habló por mí: la gente no acepta más que la ciudad se deje al arbitrio de cualquiera, porque es la casa de todos y debemos cuidarla”, aseveró.

En tal sentido, indicó que de la marcha del lunes 16 participó en su condición de ciudadana común, así como también de uno de los talleres del 32º ENM. “No ocupo cargos políticos partidarios ni electivos, no estaba en juego mi nombre en las elecciones pero fui objeto de mentiras y falsas acusaciones en mi contra, creo en la justicia terrenal pero más creo en la justicia divina”, sentenció.

Por último, dijo estar a total disposición de la Justicia y que se presentará cuando reciba la citación correspondiente. “Me presentaré ante la Justicia y los que están acusando tendrán las pruebas. Tendré que hacer mi defensa y confío en que todo saldrá bien, aunque cueste debe haber justicia. El que es inocente debe ser resarcido, el que gratuitamente mintió e hizo fraude para tal o cual denuncia debe pagar las consecuencias”, concluyó.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry