Un decreto firmado por el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, establece que los extranjeros que hayan sido condenados o se encuentran cumpliendo condena no podrán ingresar a la provincia patagónica. La resolución establece, además, la expulsión de cualquier ciudadano de otro país que cometa algún ilícito en tierra chubutense.

El Ministro de Gobierno, Federico Massoni, afirmó que “los chubutenses no pueden permitir la delincuencia importada ni de ningún tipo” en la provincia. Y agregó: “Es inadmisible que cada ciudadano aporte 4700 pesos diarios para mantenerlos”. El funcionario afirmó que “todos los extranjeros que vienen a progresar y a establecerse con sus familias, contarán con todo el apoyo”, aunque remarcó que los que tienen intenciones de delinquir “no van a poder ingresar a Chubut”.


COMPARTIR