El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) evitó en la provincia de Chaco que lleguen a la mesa de la población, 5.684 kilogramos de carne bovina considerados de alto riesgo para la salud pública dado que eran trasladados sin respetar las medidas higiénico sanitarias establecidas.

La detección tuvo lugar en un operativo de rutina realizado en el puesto de control ubicado en el acceso al puente interprovincial Chaco Corrientes, donde agentes del Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa constataron que un vehículo, procedente de Buenos Aires con destino a la localidad formoseña de Clorinda, transportaba reses bovinas junto a cueros bovinos salados transgrediendo el Decreto N°4238/68 que prohíbe el transporte de productos de origen animal para consumo humano junto a productos incomestibles de origen animal.

Para preservar la salud de la población, el Senasa determinó el decomiso y posterior destrucción de la mercadería por procesos térmicos en el establecimiento N° 4.926 bajo supervisión oficial, ubicado en la localidad de Puerto Tirol.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry