Tras el incremento del servicio interprovincial de transporte público Chaco-Corrientes y luego de que la justicia nacional determinara posibles presentaciones contra el mismo, la Defensoría del Pueblo de Corrientes solicitó al Ministerio de Transporte de la Nación que suspenda los aumentos dispuestos.

Con la última suba, el ramal directo pasó de $19,40 a $21,20; mientras el ramal por Barranqueras subió a $20,50.

El último aumento fue considerado ilegal por la Defensoría chaqueña, ya que el Estado no llamó a audiencia pública. Tras la determinación de la falta de competencia para intervenir en el ámbito nacional, se solicitó a Transporte de la Nación que suspenda los aumentos dispuestos para dicho servicio.

“Por pedido del presidente del Centro de Estudiantes de Derecho, Franco Muzachiodi, solicitamos al Ministerio de Transporte de la Nación suspenda el aumento dispuesto recientemente para el servicio de transporte público de pasajeros Chaco-Corrientes”, sostuvo el Defensor César Vallejos Tressens, según destacó el medio Radio Sudamericana.

Y agregó: “Justificamos la solicitud en el hecho de que la Nación dispuso un aumento sin haber realizado el procedimiento de audiencia pública previa y este es un requisito necesario para disponer una medida que impacte en la economía de los usuarios”.

Vale recordar, que en septiembre y octubre del año pasado, hace apenas tres meses, la tarifa del Chaco-Corrientes había aumentado de manera considerable en el marco de la quita de subsidios al transporte por parte del Gobierno nacional, cuyo costo es trasladado a los usuarios.

 


COMPARTIR