El presidente de Perú, Pedro Castillo, tomó juramento en las últimas horas a Daniel Barragán como nuevo ministro de Defensa en reemplazo de Richard Tineo, que pasará a ocupar el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, en un nuevo cambio de gabinete forzado por las tensiones con el Congreso.

Concretamente, este nuevo movimiento en el Ejecutivo se da tras la salida forzada de Geiner Alvarado como ministro de Transportes, después de que el Parlamento sacara adelante una moción de censura en su contra tras acusarlo de presuntos actos de corrupción.

Tineo aseguró que es conocedor del área que ahora le fue encomendada y adelantó su disposición a realizar algunos cambios en el seno de la cartera

Barragán, oficial de las Fuerzas Armadas retirado, participó en las últimas elecciones presidenciales formando parte de la propuesta de gobierno presentada por el partido Unión por el Perú (UPP), informa el diario local La República.

Por su parte, Tineo aseguró que es conocedor del área que ahora le fue encomendada y adelantó su disposición a realizar algunos cambios en el seno de la cartera con el nombramiento de nuevos viceministros.

La ceremonia de toma de posesión se celebró en el Palacio de Gobierno de Lima y fue informada apenas unos minutos antes de concretarse, consignan medios locales y la agencia de noticias Europa Press.

Con estos dos cambios, el presidente Castillo suma ya un total de 72 juras de ministros en poco más de un año que lleva de mandato.

Solamente por la cartera de Defensa ya pasaron cuatro titulares y otros cinco en la de Transportes y Comunicaciones.

La iniciativa contó con 54 votos a favor, 38 en contra y diez abstenciones, unos números insuficientes para aprobar la destitución del ministro

Varias de esas modificaciones estuvieron vinculadas a mociones elevadas desde el Parlamento, que tiene en marcha además tercer intento de vacancia (destitución) contra el presidente Castillo.

En ese mismo órgano legislativo fracasó el viernes una moción de censura contra el ministro del Interior, Willy Huerta, quien seguirá ocupando su puesto en el Gobierno.

El Congreso sometió a votación una moción de censura contra Huerta en la que se aludía a su "manifiesta incapacidad moral y falta de idoneidad" para ostentar la dirección de la cartera tras una serie de polémicos cambios en la cúpula de la Policía Nacional.

La iniciativa contó con 54 votos a favor, 38 en contra y diez abstenciones, unos números insuficientes para aprobar la destitución del ministro, considerando que la Cámara está compuesta por 130 parlamentarios, por lo que fue archivada.


COMPARTIR