El presidente de Perú, Pedro Castillo, reivindicó hoy a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, cuyos integrantes “ofrecen lo mejor de su vida en defensa de la Patria”, y exhortó a “reforzar unidos la lucha contra las grandes desigualdades”.

“El Ejército, al igual que la Marina, la Fuerza Aérea y la Policía están integrados por peruanos y peruanas que, sin distinción de origen, raza y sin ninguna discriminación o creencia, ofrecen lo mejor de su vida en defensa de la Patria”, manifestó Castillo.

Los conceptos aparecen como un intento conciliador, si se tiene en cuenta que el hasta ayer canciller Héctor Béjar debió dejar el cargo justamente por acusar a la Marina de haber sido la fuerza que “inició el terrorismo”.

En su primer día sin titular de Relaciones Exteriores, Castillo encabezó un acto por los 200 años del Ejército, oportunidad en la que remarcó que “el pueblo ha estado y estará siempre al lado de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, porque sus miembros provienen de todos los rincones de la Patria”.

“Reitero mi llamado a reforzar todos unidos la tarea diaria de luchar contra las grandes desigualdades que aún tiene la Patria: la pobreza, la injusticia social”, indicó, según la estatal agencia Andina.

Lamentó que las fuerzas de seguridad deban enfrentar “otros problemas, como la corrupción, las indiferencias”, pero destacó la existencia de un Ejército “hermoso, digno, honorable” y prometió “quemar el último cartucho por una Patria más digna, más soberana y más humana”.

Se trató del primer acto público del mandatario tras la salida, 19 días después de su asunción, de Béjar, un catedrático y sociólogo que en los 60 fundó el efímero Ejército de Liberación Nacional (ELN) durante la dictadura del general Juan Velasco Alvarado (1968-1975).

El fin de semana se difundieron declaraciones suyas de febrero pasado, en las que afirmó que la Marina tuvo la responsabilidad de haber iniciado el terrorismo.

"El terrorismo en Perú lo inició la Marina y eso se puede demostrar históricamente. Estoy convencido, aunque no puedo demostrarlo, que Sendero Luminoso ha sido en gran parte, producto de los servicios de la CIA y la Inteligencia norteamericana. No puedo demostrarlo, pero estoy convencido de eso”, señaló entonces el ahora exfuncionario.

La polémica que generaron esas declaraciones sumado a que la oposición ya cuestionaba a Béjar lo dejaron fuera del cargo.

“A partir de ahora vamos a evaluar varios cuadros, varias personalidades que están en la lista” para dirigir la diplomacia peruana, dijo Castillo a la prensa, antes de participar en una reunión con el alcalde de Lima, Jorge Muñoz.

Algunos medios especulaban con el nombre del excanciller Manuel Rodríguez Cuadros como sucesor de Béjar, pero el diario La República reveló que el exfuncionario declinó la oferta.

Rodríguez Cuadros fue canciller en 2004 durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006) y antes de que Castillo nombrara su gabinete su nombre había sido manejado para volver al puesto.


COMPARTIR