Esta mañana, la familia de Jéssica Vasconcelo, junto a vecinos de Villa Río Negro, volvió a reclamar justicia por su muerte y anunció que el lunes comienza el juicio contra Juan Gilberto Núñez Barúa, pidiendo a la comunidad que acompañe en busca de una pena ejemplar para el acusado.

En este sentido, el padre de Jessica, Francisco Vanconcelo, indicó que la primera audiencia del juicio comienza el 10 de diciembre, a las 8, y pidió a la comunidad que acompañe. La cita es en calle Córdoba 115 de la ciudad de Resistencia. “Le quieren dar 1 o 2 años con prisión en su casa. Y eso nosotros no estamos de acuerdo”, indicó Francisco a este medio.

El caso

El 21 de enero de 2019 se cumplirán 3 años del trágico deceso de la joven. Esa madrugada, fue arrollada por el conductor de una camioneta Toyota Hilux en la intersección de las avenidas Belgrano y Alvear de Resistencia. Afirman que el hombre que atropelló y mató a Jessica sigue en libertad y conduciendo una camioneta.

Jessica, hija de una reconocida familia de Villa Río Negro, al momento del accidente tenía 31 y dos hijas, de 2 y 8 años. Alrededor de las 1 de ese jueves 21 de enero, tras cenar en la casa de su hermana, había emprendido el viaje de regreso al barrio junto con su novio a bordo de una moto Keller 110 que conducía el joven.

Finalmente, la pareja no pudo llegar a destino ya que una camioneta, conducida por Juan Gilberto Núñez Barúa (según consta en la denuncia policial) los embistió en la esquina de las avenidas Belgrano y Alvear, quien luego “quiso escaparse pero lo frenaron los propios vecinos de la zona y tuvo que volver al lugar”, contaron los familiares de la joven madre en declaraciones a medios provinciales como diario Norte y Canal 9. Hoy hay una estrella amarilla en el lugar del accidente.

El choque le produjo heridas irreversibles a Jessica que fallecería minutos después en el hospital Perrando. Y pese a ello, el hombre “en ningún momento quedó detenido, dado que la policía (Comisaría Tercera) lo dejó ir una vez que terminaron de hacer las tareas en el lugar del siniestro”.

El reclamo por justicia fue encabezado los padres de Jessica, Francisco Vicente Vasconcelo y María Celina Gallardo, y sus hermanos, Roxana, Marisa, José, Daría y Vicente, acompañados por las hijas de Jessica, Aimara y Alexia, quienes tienen actualmente 10 y 4 años, respectivamente.

Comentaron que a los pocos días del siniestro, “la camioneta ya circulaba arreglada, sin haber pasado por una trabajo de pericias”, y que luego de algunos meses “vendió la camioneta y se compró otra, con la que hasta el día de hoy se lo ve circular”.

Durante todo este tiempo, la familia junto a los vecinos protagonizaron marchas en pedido de justicia.


COMPARTIR