El chaqueño Lucas Carabajal, que largó penúltimo en la grilla, tras cambiar neumáticos para lluvia, remó desde el fondo pero el intenso tránsito solo le permitió llegar en el puesto 13 y con ello acumular puntos para quedar en el sexto puesto definitivo en la copa de oro.

La carrera tuvo un manto de dramatismo desde la misma largada ya que comenzó a lloviznar por lo que varios equipos ordenaron el cambio de gomas por la ancorizadas. Uno de ellos fue Agustín Martínez, quién largaba en primera fila junto a Marcos Landa, quién al ingresar a boxes en la vuelta previa perdió el privilegio de largar en punta. Otro fue Lucas Carabajal quién también cambió neumáticos.

La tan esperada lluvia no apareció y con ello, los autos con gomas lisas, comenzaron a sacar diferencia, tanto que en último tercio de la carrera, los punteros le sacaron una vuelta a los más lentos.

Marcos Landa, nieto del glorioso Juan Manuel Landa, figura del Turismo Carretera de los noventa, tuvo un ritmo consistente. Solo Lucas Panarotti con su Dodge lo inquietaron cuando el puntero se tomaba todas las precauciones al superar rezagados.

Lucas Carabajal puso todo su empeño para salir a buscar el quimto puesto en la tabla, pero su Chevrolet no tuvo a la altura de sus pretensiones. Desde la mitad de campeonato su Chevolet perdió medio segundo respecto de sus rivales si que el Sport Team encuentre la razón de la merma de rendimiento de su auto.

Ahora solo queda esperar que las autoridades de la ACTC presten su conformidad para saltar el año entrante al TC Pista, de lo contrario deberán continuar en la actual categoría. Fue altamente positivo la actuación de Lucas Carabajal tomando en cuenta que, por falta de auto, no corrió las tres primeras carreras del año.