Capitanich instó a desterrar el concepto de un Chaco dependiente del empleo público

Concedió una entrevista exclusiva a Primera Línea, en la que expuso los logros de las dos gestiones gubernamentales que encabezó entre 2007 y 2015.

144

El gobernador electo, Jorge Capitanich, aseguró que la provincia posee un amplio potencial productivo, económico y cultural que dista del concepto de que en Chaco solo se vive del empleo público. También pidió “paz social” porque los problemas “no se van a solucionar el 11 de diciembre”. Además descartó tener actualmente alguna chance de aspirar a una candidatura presidencial.

En un distendido y cordial encuentro, el todavía intendente de Resistencia y gobernador electo Jorge Capitanich concedió una entrevista exclusiva a Primera Línea, en la que expuso los logros de las dos gestiones gubernamentales que encabezó entre 2007 y 2015, y además adelantó que en su tercer mandato deberán trabajar en varios frentes para solucionar los principales problemas que aquejan a una población afectada por la presente crisis económica nacional.

Precisamente, uno de los principales temas que abordó quien el próximo 9 de diciembre jurará por tercera vez como gobernador del Chaco (un día antes debido a su viaje para la jura del Alberto Fernández como presidente) fue el potencial económico que posee la provincia y que en cierta forma considera que es opacado por el concepto popular de que en este territorio la economía solo puede moverse mediante el empleo público.

Afirmó que hay que “desterrar” el concepto de que el Chaco solo vive del empleo público. Por ello sostuvo que la provincia tiene potencia cultural, ambiental, energético, y que “eso ha sido demostrado a través del tiempo” mediante políticas activas de generación de empleo privado.

Expuso que existe una economía popular que genera recursos, tales como los pescadores y ladrilleros, por ejemplo. En ese sentido, indicó que desde el Estado se debe promover la corresponsabilidad gremial, generar mecanismos de regularización del empleo e incentivar el empleo privado para mayor desarrollo.

Lo expresó contrastando elevadas cifras de agentes públicos existentes en la actualidad, como un total de 45 mil docentes, 10 mil trabajadores formales en Salud y 8 mil agentes de la Policía del Chaco. “El problema central de la provincia del Chaco es el financiamiento. Vos querés salarios promedio más alto, tenés que tener menos cantidad de empleados públicos”, reflexionó aclarando que esa cuestión será uno de los grandes desafíos de su venidera gestión para los próximos 4 años.

Así, habló sobre las intenciones de elaborar un plan a largo plazo que garantizará “los derechos del trabajador pero logrando capacitación y un modelo de inserción que nos permita tener sustentabilidad fiscal, mejora del salario promedio y mejora en la articulación del punto de vista laboral”.

Siempre hablando de números, Capitanich adelantó que notó ciertos “faltantes” en los números dados a conocer días atrás por el actual Gobierno provincial, pero de igual manera aseguró que él trabajará con Nación para buscar soluciones que garanticen, por lo pronto, el pago del aguinaldo.

Entre otras cuestiones, se refirió a la necesidad de que desde el Gobierno nacional haya una efectiva transferencia automática coparticipable hacia el Chaco a los fines de compensar los recursos provinciales que “fueron severamente afectados por la caída del consumo y del aparato productivo”.

Además, el gobernador electo expresó que dichos fondos permitirán a la gestión venidera trabajar en la regularización financiera de distintos organismos estatales, como por ejemplo la empresa Secheep, a la cual Capitanich quiere sanear y adelantó que verificará “si efectivamente hay una deuda” de más de 4000 millones de pesos.

Circunstancial freno a aspiraciones presidenciales

Consultado sobre la posibilidad de que una buena gestión provincial pueda servir de “trampolín” para una eventual candidatura a presidente, Jorge Capitanich fue directo en su respuesta y clarificó: “Todos los presidentes están designados por los porteños”.

Esas declaraciones las contextualizó en un proceso histórico que comenzó en 1810 y que tuvo excepciones meramente coyunturales como la del santacruceño Néstor Kirchner, que requirió el apoyo de Eduardo Duhalde para llegar a la Casa Rosada. “No hay ninguna posibilidad de que un candidato sea diferente a un porteño…diría que es una misión imposible”, sentenció para despejar dudas.

Lo que viene

Capitanich asume que a partir del 10 de diciembre estará al frente de una gestión que tendrá un complejo panorama de demandas sociales y donde la tensión entre los distintos sectores será un desafío permanente. Al respecto, envió un mensaje a toda la ciudadanía en general: “Estoy pidiendo tregua, paz social. No se van a solucionar los problemas el 11 de diciembre, pero vamos a poner la mejor predisposición posible”, exclamó.

“Estamos conscientes de que tenemos que atender problemas de hambre, empleo, violencia de género. Hay muchos temas que requieren un liderazgo y organización social que lo resuelve la comunidad y no solo un gobierno”, agregó.

Íntimamente relacionado con los conceptos antes nombrados, Capitanich consideró que el Chaco posee un elevado índice de complejidad en la problemática de los “piquetes” generados por los movimientos sociales. Ante esa realidad, aceptó que tuvo votos en contra producto del hartazgo de un vasto sector social de la capital chaqueña por esos cortes de tránsito. Pero dijo que no se resuelven con medidas represivas: “Se resuelve con diálogo y un pacto social”, aseveró para mencionar luego que se debe trabajar el desarrollo de mecanismos productivos y habló además de incentivar la construcción para promover mayor empleo y que incluya a esos sectores.

Objetivos de gestión

Jorge Capitanich mencionó también que propició el diálogo con todos los sectores del Estado para garantizar una normal relación institucional basada en un plan de gobierno que es Chaco 2030 y reiteró que buscará una reforma constitucional que entiende “es necesaria” para una mejor calidad institucional de la provincia.

Por otro lado, no dejó de lado los objetivos de obras de infraestructura para los próximos años y dio a entender que será positiva la relación con el Gobierno nacional donde asumirá Alberto Fernández. En ese sentido, mencionó que durante sus anteriores gestiones provinciales no se veía cercana la llegada del gas natural y del acueducto, obras que hoy son una realidad.

Por ello indicó que en encuentros con el mismo Fernández y otros colaboradores, Capitanich planteó la concreción y/o culminación de obras tales como el acueducto en el Impenetrable, la Planta de Efluentes Cloacales para el Gran Resistencia y otras obras clave en el interior. También terminar la obra de la ruta nacional 11, la ruta 7, la autovía de la ruta nacional 16 hasta Sáenz Peña y el tan postergado Segundo Puente Chaco-Corrientes.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry