En el pasado, Candelaria Tinelli había dicho que jamás se tatuaría el rostro. Sin embargo, esa declaración quedó enterradísima. Tallo con hojas, palabras... ¡todo vale a la hora de decorar el "marco" de su cara! Sin embargo, ahora la cantante fue un paso más allá.

La hija de Marcelo se tatuó una particular versión de Kitty, la famosa gatita que se destaca por su ternura. La joven pidió que se la tatuaran ¡en la frente! pero con dos "X" reemplazando los ojos. Exacto, la gatita parece estar muerta.

Además, Cande se tatuó la palabra "Tuta" en la muñeca y explicó que eligió este término en honor a su querida hermana mayor, Micaela.


COMPARTIR