La alianza Cambiemos apeló el fallo del pasado viernes 21 de julio que reprobó los gastos de la campaña presidencial del 2015 y por el que la jueza federal María Romilda Servini dispuso la suspensión de la entrega de los aportes públicos correspondientes a la elección legislativa de este año, una resolución que fastidió a buena parte de la cúpula partidaria de la coalición de gobierno.

Cambiemos y el PRO como el resto de los partidos integrantes de la alianza oficial -la Coalición Cívica y el radicalismo- apelaron el viernes pasado, siete días después del fallo de la jueza federal porteña con competencia electoral, la suspensión cautelar de la recepción de los fondos que el Estado entrega a los partidos políticos a nivel nacional, por lo que la decisión dependerá de la Cámara Nacional Electoral. Ahora, los espacios tienen cinco días para fundamentar la apelación.

En tanto, el próximo viernes el plazo para que Cambiemos presente su descargo por la desaprobación de la rendición de cuentas de los gastos de la última campaña presidencial en el marco de la causa 4.676/2015. Es la investigación en la que Servini aceptó el pedido del fiscal Jorge Di Lello, tras el trabajo de los peritos auditores, y reprobó los balances no solo de Cambiemos, sino también del Frente Para la Victoria, de Compromiso Federal y de Unidos por una Nueva Argentina (UNA), el frente por el que se presentó Sergio Massa.

Entre las irregularidades consignadas en el fallo de la jueza y relacionadas con la rendición de gastos de la coalición oficialista, la jueza consignó "personas declaradas como aportantes que no habrían realizado el aporte", además de poco más de $10 millones de donaciones realizadas por personas inhabilitadas por la ley vigente. El oficialismo deberá presentar su descargo antes del viernes.

"La medida cautelar dispuesta es susceptible de causar un perjuicio de imposible o tardía reparación ulterior a la CC-ARI, considerando que los fondos retenidos resultan necesarios e indispensables para el desenvolvimiento institucional de nuestro partido", subraya, por caso, la apelación presentada por Mariana Stilman, apoderada de la Coalición Cívica nacional. La presentación del PRO y de Cambiemos a nivel nacional fue rubricada por José Torello y Santiago Alberdi.

Más allá del fallo de Servini, y del malhumor de la Casa Rosada, el macrismo continuó con su esquema descentralizado de recaudación de fondos para esta campaña, con dos novedades. Es la primera vez que el PRO encara una elección con el respaldo del aparato del Estado nacional y del de la provincia de Buenos Aires, donde se libra la mayor disputa electoral por la presencia de la ex presidenta Cristina Kirchner.

La otra novedad es que Elisa Carrió, cuya posición fue históricamente contraria a los grandes aportes empresarios, comparte boleta con Carmen Polledo, vicepresidenta de la Legislatura y una de las responsables, al menos en la ciudad de Buenos Aires, del fundraising, como se llama de manera elegante a la recaudación de fondos.