Cae 70% turismo de argentinos en Brasil

123

Los primeros datos oficiales de las autoridades de frontera brasileña confirman la decisión de los la mayoría de los turistas argentinos de veranear este año dentro del país, luego de la fuerte suba del dólar que alejó las preferencias por las playas vecinas. Una postal de restricción que, en rigor, también alcanzó a las costas uruguayas y varios destinos chilenos.

Según informó la Policía Federal de Brasil, en los primeros días del año cayó casi un 70% el número de argentinos que pasaron por la frontera de Irigoyen-Dionísio Cerqueira, en el límite con Misiones, uno de los más utilizados por quienes visitan las playas del estado de Santa Catarina.

La merma de movimiento la confirmó por su parte intendente de Bernardo de Irigoyen (Misiones), Guillermo Fernández, en declaraciones a MisionesOnline: “Este año el paso de Bernardo de Irigoyen hacia Brasil está muy tranquilo comparado con años anteriores”, dijo y agregó que “no se arman grandes filas, tampoco se llenan los hoteles”.

El jefe comunal indicó que se ven menos turistas argentinos que pasan a Brasil, pero “también la Aduana se organizó para agilizar el paso, por ende la espera ya no es un problema como era en años anteriores”.

Asimismo precisó que en los últimos días el real bajó unos centavos, y llegó 9,50 pesos en la frontera.

Para el intendente “hay cosas que conviene comprar en Brasil, pero otras en Argentina, por ende siempre hay circulación de ambos lados”.

La decisión de los argentinos de aprovechar los destinos locales de la mano incluso de la mayor oferta en aéreos, se reflejó, por caso, en las Cataratas del Iguazú, que recibieron más de 60 mil turistas en los primeros días del año, perforando así un récord de visitas para la época.

Una mención aparte merece el panorama en Mendoza. Pese a que los colapsos en la frontera con Chile quedaron en la historia también a partir de la suba del dólar, muchos habitantes de esa provincia cuyana aún siguen optando por los destinos trascordilleranos.

La distancia con la Costa Atlántica implica recorrer en auto más de 1330 km, como mínimo, durante más de 15 horas, mientras que para llegar a Viña del Mar se necesitan poco más de 5 horas para atravesar 430 km.

De todos modos, según los medios locales, en la primera semana de 2019 se registró una fuerte baja de turistas argentinos, estimada por los operadores turísticos entre 20% y 25% para Viña del Mar, 30% para La Serena, 40% para Iquique y 45% para Valdivia.