Ayer por la mañana, se vivieron momentos de mucha tensión en el centro de Sáenz Peña, cuando un niño quedó encerrado en el interior de un automóvil.

Todo comenzó a través del ingreso de una llamada al Sistema de Emergencia 911 que alertaba que un menor estaba encerrado en un auto que estaba estacionado en calle 12 entre calle 21 y 19, del centro.

Los policías acudieron al lugar, y al ver al niño acostado, que no sabían si se encontraba sofocado, el Jefe del Departamento 911 arbitró los medios para que una dotación de Bomberos acuda a ese incidente.

Tras la entrevista con una mujer de 36 madre del menor, manifestó que al descender del auto dejó la llave puesta y al cerrar la puerta se activó el cierre centralizado automáticamente de su Toyota Corolla, color gris, y su hijo de un año y medio estaba en el asiento trasero.

Ante ello y de las consultas al Fiscal de Investigación en turno autorizó que el cristal de la puerta sea violentado. Debiendo intervenir la dotación de bomberos. Las actuaciones judiciales estuvieron a cargo de la Comisaría Primera de Sáenz Peña.


COMPARTIR