El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, responsabilizó el jueves por la noche a la dirigencia de Gimnasia y Esgrima de La Plata por los incidentes que se produjeron en el estadio del club durante el partido frente a Boca.

"La responsabilidad es de quien organiza el evento, que es quien debe controlar la cantidad de entradas que se venden", dijo el ministro en diálogo con TN.

"Quiero llevar tranquilidad, hay un solo fallecido. Cuando estaba saliendo del estadio tuvo una descompensación", agregó el ministro el jueves por la noche sobre el fallecimiento de César Regueiro, un hincha de 56 años que murió siendo trasladado al hospital luego de haberse descompensado.

"Al salir del estadio lamentablemente me confirmaron que hubo una persona fallecida por un ataque cardíaco. Es una muerte que se podría haber evitado", detalló Berni.

"Pasó lo que pasa siempre. Venden entradas de más y después no hay lugar en los estadios, y después tenemos que hacernos cargo nosotros de semejante irresponsabilidad", agregó el ministro de Seguridad bonaerense.

Sobre el accionar de la fuerza policial subrayó que "ante semejante desborde, poner bajo control la situación". "La Policía no debería hacerse cargo, porque no puede ser que los clubes vendan entradas y después que se haga cargo el que sea y esta es una de las cosas que tienen que terminar de una vez y para siempre en el fútbol".

"Después haremos una investigación para saber exactamente qué fue lo que pasó, pero a mi primera vista lo que pasó es que venden entradas de más y nadie se hace cargo, la gente quiere entrar y empiezan los problemas", reafirmó.

"La responsabilidad es del que organiza el espectáculo. Acá fueron atendidos cinco o seis policías heridos", indicó.

Qué dice la Aprevide

El titular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte, Eduardo Aparicio, destacó en diálogo con Radio Rivadavia que se trató de un desborde de gente y que "200, 300 violentos, fueron los que agredieron a la policía".

"Pasadas las 21 horas teníamos la capacidad del estadio al 100% y teníamos una cantidad importante, más de 5.000 personas, intentando entrar al estadio, con o sin entrada", señaló Aparicio.

"Eso fue una de las causantes, porque fueron ahí donde se comenzaron los disturbios, en las puertas de la platea como la general. Algunos hinchas, que no son hinchas, que agreden a la fuerza pública con piedras y palos.

Ahí empezó la represión, eso trajo aparejado que la policía tiró gases, y nosotros criteriosamente porque los gases venían hacia la cancha y al estadio y donde estaban los simpatizantes y los jugadores, llame al referí y le pedí que suspendamos".

"Nosotros lo que vimos es que muchos simpatizantes quisieron ingresar y arrojaron, 200 300 personas, los violentos, eran un grupo pequeño ante la cantidad de gente que quería ingresar, y fueron ellos los que agredieron a la policía", remarcó sobre el comienzo de los incidentes.

"El accionar de los policías esta la comisión de asuntos internos trabajando para sancionar a los que no hicieron su trabajo", aclaró luego sobre el análisis del operativo policial.


COMPARTIR