La pequeña isla de Barbados, dueña de playas célebres sobre el mar Caribe, se convirtió este martes la república más joven del mundo -y en otro país presidido por una mujer-, a partir de la jura de de Sandra Mason como mandataria y de la entrada en vigencia de su decisión de cortar lazos con el Reino Unido.

Aunque es formalmente independiente del Reino Unido desde 1966, el paso de Barbados ahora es de la monarquía hacia un gobierno republicano después de unos cuatro siglos.

Después de ser elegida gobernadora general, Mason juró como jefa del Estadoy recibió los atributos del mando el magistrado más alto del país.

Aún con su nuevo estatus, Barbados seguirá siendo miembro de la Commonwealth, como señaló el primer ministro británico, Boris Johnson, en un comunicado.

Sandra Mason, presidente de la República

Mason, de 72 años, fue la primera mujer admitida en el colegio de abogados de Barbados, tras una carrera en la que fue antes maestra y secretaria.

Ocupa desde este martes el cargo más alto del país y sus poderes ya no están en manos de la monarca, aunque sus funciones serán en gran parte ceremoniales y deberá compartir firma en la mayoría de los casos con la primera ministra, Mia Mottley.

Curiosamente, aunque la isla corta sus vínculos con la monarquía, el príncipe Carlos fue el invitado de honor a los actos y se le otorgó la Orden de la Libertad de Barbados, el más alto reconocimiento nacional.

La fecha de la conversión de Barbados en República obedece a que se cumplen 55 años de su independencia del Reino Unido.

El Parlamento de Barbados votó el 29 de septiembre por unanimidad enmendar la carta magna para poner fin a la asociación del país con la Corona británica y dar a la isla el estatus de república.

Antes, el jefe de Estado de la nación era un extranjero en la figura de gobernador general nominado por el primer ministro del país, pero designado por la Corona

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry