Gabriel Fernández, el secretario general del sindicato de U.O.C.R.A. de la provincia del Chaco era quien estaba al volante y el presunto objetivo de los agresores. Una bala le rozó la cabeza pero se encuentra fuera de peligro.

Una suerte distinta corrió Agustín, su hijo de 17 años, quien recibió dos disparos en el pecho y al menos otros cuatro en distintas partes del cuerpo.

Junto a los dos hombres heridos iba una joven de 24 años que resultó ilesa en el tiroteo pero fue quien pudo declarar ante la policía cómo fue la violenta secuencia de la que habían sido víctimas minutos antes.

Una balacera sacudió anoche a los vecinos de la calle Larroque al 1100 en la localidad bonaerense de Banfield. Las víctimas fueron tres personas que circulaban en un BMW color blanco, entre ellas un chico de 17 años que recibió seis disparos y se encuentra en grave estado. Los investigadores apuntan a un ajuste de cuentas.

Los testigos hablaron de un ataque mafioso. Otro vehículo se puso a la par del auto de alta gama en el que viajaban las víctimas cuando llegaron al cruce de Larroque y Almafuerte, se bajó un hombre y sin mediar palabra abrió fuego contra ellos.


COMPARTIR