Autoridades de la Unión Europea (UE) llegaron este jueves a Kiev para reforzar sus vínculos con Ucrania y reafirmar su apoyo ante la invasión rusa, en vísperas de una cumbre UE-Ucrania y en medio de nuevos ataques y acusaciones de Rusia.

Mientras llegaba la delegación de la UE, rescatistas buscaban sobrevivientes entre los escombros de una edificio de una ciudad del este de Ucrania que este miércoles a la noche sufrió un bombardeo ruso que dejó tres muertos y 21 heridos, dijeron autoridades.

La Presidencia ucraniana dijo que autoridades locales creían que al menos una víctima había quedado enterrada en la montaña de escombros tras el ataque ruso con un misil en la ciudad de Kramatorsk, en la provincia oriental de Donetsk.

La Presidencia agregó que ocho civiles murieron en bombardeos rusos en las últimas 24 horas, incluyendo los tres en Kramatorsk y cuatro más que se refugiaban en un sótano que fue alcanzado por proyectiles de mortero en la región nororiental de Chernigov.

En Kiev, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, recibió a la presidenta de la Comisión Europea y al jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE) y afirmó que Rusia prepara a sus fuerzas para "vengarse" de Ucrania y Europa.

"Rusia está concentrando sus fuerzas, lo sabemos todos. Quiere vengarse no sólo de Ucrania sino también de la Europa libre", declaró en una rueda de prensa junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Ucrania espera nuevos ataques

La inteligencia militar ucraniana dijo este miércoles que Rusia prepara una ofensiva para tratar de terminar de conquistar Donetks y la vecina provincia de Lugansk, en coincidencia con el primer aniversario de la invasión, el próximo 24 de febrero.

Kiev espera que Rusia "intente algo" alrededor del 24 de febrero, dijo el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, al canal de TV francés BFM, y subrayó la urgencia de Ucrania por recibir más armas de Occidente.

“Le estamos diciendo a nuestro aliados que nosotros también necesitamos estar listos lo más rápido posible", declaró el miércoles a la noche en una entrevista.

Ucrania dijo esta semana que recibirá unos 140 tanques de países occidentales y ha pedido también aviones de guerra, aunque Estados Unidos y el Reino Unido ya han descartado esta posibilidad.

En su conferencia de prensa con Zelenski, la presidenta de la Comisión Europea, que llegó acompañada por unos 15 integrantes del órgano ejecutivo de la UE, anunció planes del bloque de imponer más sanciones a Rusia por su ataque a Ucrania.

"Junto con nuestros socios del G7, introduciremos un límite adicional a los precios de los productos petroleros rusos, y para el 24 de febrero, exactamente un año después del inicio de la invasión, queremos tener en vigor el décimo paquete de sanciones", declaró.

"Actualmente, Rusia paga un alto precio, ya que nuestras sanciones erosionan la economía, la hacen retroceder una generación", celebró la dirigente alemana, que llegó a Kiev también junto al jefe de la diplomacia del bloque, Josep Borrell.

Ucrania, candidato a la adhesión a la UE, acogerá este viernes una cumbre en la que participará, además de Von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel.

Zelenski dijo que el proceso de adhesión a la UE, que es complejo y lleva años, era una "motivación" para Ucrania.

"La pertenencia a la UE será tomada con la misma aspiración que el estatus de candidato y para eso necesitamos un proceso de adhesión motivador para que se vea que la lucha de los ucranianos es apoyada por toda Europa", señaló el mandatario.

El comisario de Presupuesto de la UE, Johannes Hahn, dijo que la Comisión Europea ofrecerá a Ucrania reforzar su participación en programas europeos para facilitar su integración en el mercado único, a la espera del "largo camino" de adhesión.

Von der Leyen saludó esfuerzos de Ucrania para combatir la corrupción, un tema clave para que el país pueda entrar en un futuro a la UE, luego de que decenas de funcionarios fueran destituidos en las últimas semanas acusados de distintas tramas corruptas.

"Me tranquiliza que los organismos anticorrupción estén alerta y que detecten rápidamente los casos de corrupción", afirmó, informó la agencia de noticias AFP.

En Moscú, en tanto, el canciller Serguei Lavrov acusó este jueves a los países occidentales de querer destruir a Rusia y los comparó con los nazis.

La declaración de Lavrov llegó el día en que Rusia conmemoraba los 80 años de la victoria soviética en la batalla de Stalingrado contra la Alemania nazi, símbolo del patriotismo defendido por Putin para su ofensiva en Ucrania.

Von der Leyen "declaró que el resultado de la guerra debe ser la derrota de Rusia, y una derrota tal que no se levante durante décadas", dijo Lavrov, en una entrevista televisada.

"¿No es racismo, nazismo y un intento de resolver la cuestión rusa?", afirmó, haciéndose eco de la "solución final de la cuestión judía", el Holocausto orquestado por los nazis.


COMPARTIR