Aumentan los muertos por la escalada entre Azerbaiyán y Armenia, mientras el mundo pide tregua

64

Decenas de personas murieron en las últimas horas en combates entre separatistas de Nagorno Karabaj, apoyados por Armenia, y tropas de Azerbaiyán, respaldadas por Turquía, informaron hoy las autoridades.

En ese contexto, el Consejo de Seguridad de la ONU convocó para mañana a una reunión a puertas cerradas para discutir la escalada y los múltiples llamados internacionales a una tregua.

A pedido de Alemania y Francia, y con respaldo de Estonia, Bélgica y Reino Unido, el Consejo de Seguridad de la ONU discutirá la situación en la región separatista de Nagorno Karabaj, según informaron fuentes diplomáticas a la agencia de noticias AFP.

En las últimas horas, Estados Unidos, la ONU, la OTAN y la UE le habían pedido a Armenia y Azerbaiyán el cese inmediato de las hostilidades, mientras que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, exigió hoy el final de la “ocupación armenia” de Nagorno Karabaj para detener los sangrientos combates, en claro apoyo al reclamo territorial de su aliado, Azerbaiyán, que data de la disolución de la Unión Soviética.

“Llegó la hora de que esta crisis que comenzó con la ocupación de Nagorno Karabaj llegue a su fin. Cuando Armenia haya abandonado el territorio que ocupa, la región reencontrará la paz y la armonía”, declaró en un discurso Erdogan, cuyo país es el principal apoyo de Azerbaiyán en el conflicto.

Las autoridades de Armenia y Azerbaiyán cruzaron hoy mensajes en los que dejaron en claro que no están dispuestos a dar un paso atrás en Nagorno Karabaj, donde persisten los combates.

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, ordenó la movilización parcial del país a raíz de la escalada de tensiones con Armenia, en un decreto que entró en vigor hoy mismo, un día después del inicio de los ataques.

Tanto las autoridades de Nagorno Karabaj como el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian, ya habían decretado la ley marcial y una movilización general.

Desde ayer, separatistas de Nagorno Karabaj, apoyados por Armenia, y las tropas de Azerbaiyán, se enfrentan en los combates más mortíferos desde 2016.

Armenia y Azerbaiyán admiten decenas de muertes en la región y, según balances incompletos de los enfrentamientos, al menos 67 personas murieron.

Turquía apoya a Azerbaiyán, por lo cual Armenia lo acusó de injerencia política y militar en el conflicto.

Nagorno Karabaj, constituida desde 2017 como República de Artsaj, es una región secesionista de Azerbaiyán, de mayoría armenia y con un Estado no reconocido por la comunidad internacional y con un presupuesto financiado en más de un 90% por Armenia.

Ninguna de las dos partes ofreció un balance claro de lo ocurrido en las últimas horas, centradas ambas en reivindicar sus supuestas victorias militares frente al enemigo y en culpar a la otra parte.

Azeríes y armenios se reprochan mutuamente haber iniciado la nueva escalada de enfrentamientos.

La confrontación tiene raíces profundas.

Cuando la Unión Soviética comenzó a resquebrajarse, la región de Nagorno Karabaj anunció en 1988 su pretensión de independizarse de Azerbaiyán para pasar a formar parte de Armenia, cuyo parlamento aprobó la anexión, pero la URSS impugnó la decisión.

Tras dos años de tensiones el litigio derivó en un conflicto bélico en la región, que dejó 30.000 muertos.

Desde entonces, las autoridades azeríes quieren retomar el control de esa región, aunque sea a la fuerza, mientras las negociaciones de paz se encuentran en punto muerto desde hace años.

Mientras recrudece el conflicto armado, Armenia presentó hoy una solicitud ante la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH), brazo jurídico del Consejo Europeo.

“La corte recibió esta mañana una solicitud de medidas provisionales por parte de Armenia, y está siendo examinada”, declaró una portavoz de la CEDH.

La solicitud invoca el artículo 39 de esta corte con sede en Estrasburgo (Francia), según el cual ese tribunal puede tomar medidas de emergencia ante riesgos de daños irreparables.

“El Gobierno armenio demanda a la CEDH que indique al gobierno azerbaiyano que cese sus ataques militares contra poblaciones civiles…”, reza parte de la solicitud armenia.

Tanto Armenia como Azerbaiyán son parte de la Política de Vecindad creada por la Unión Europea (UE) para ampliar sus vínculos con los países del exbloque soviético que no son Estados miembro.

El balance de víctimas podría ser más grave que el oficial, ya que los dos campos afirman haber infligido centenares de pérdidas al adversario y difundieron en particular imágenes de blindados destruidos.

Azerbaiyán asegura que mató a 550 soldados enemigos y Armenia dice haber eliminado más de 200, según AFP.

Las Fuerzas Armadas azerbaiyanas “atacan las posiciones enemigas con cohetes, artillería y la aviación” y “tomaron varias posiciones estratégicas en los alrededores del pueblo de Talych. El enemigo retrocede”, afirmó el Ministerio de Defensa de Azerbaiyán.

En los últimos años, Azerbaiyán destinó una parte importante de sus ingresos petroleros a la compra de armamento y hoy su presupuesto de Defensa es mucho más grande que el de Armenia, la fuente de ingresos del Gobierno de Nagorno Karabaj.

Tras varias semanas de retórica bélica, Azerbaiyán dijo que lanzó una “contraofensiva” mayor en respuesta a una “agresión” armenia, recurriendo a la artillería, los blindados y aviones contra la provincia controlada por los separatistas armenios.

El primer ministro armenio Nikol Pashinyan acusó a su enemigo histórico de haber “declarado la guerra al pueblo armenio”, mientras que el presidente ayerbaiyano Ilham Aliyev prometió “vencer”.

Rusia, que mantiene relaciones cordiales con los dos beligerantes y es el árbitro regional, se siente más cercano a Armenia, que integra la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza militar dominada por Rusia.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry