Asesinato de Cabezas: la carta que le enviaron Los Horneros a sus padres

101

El 25 de enero de 1997 será recordado como uno de los capítulos más oscuros para la prensa y la libertad de expresión en Argentina. Aquel día, el reportero gráfico de la Revista Noticias José Luis Cabezas fue asesinado por un grupo integrado por policías, delincuentes y mafiosos. Y todo por haber cumplido su trabajo: Cabezas había dado a conocer al país el rostro de Alfredo Yabrán, el empresario más poderoso y enigmático de los ’90.

Cinco meses después de aquel brutal crimen, cuatro de los participantes del mismo le enviaron una carta a los padres del reportero gráfico para disculparse y para dejar en claro su versión de los hechos. Se trata de Héctor Miguel Retana, Gustavo González, Horacio Anselmo Braga y José Luis Auge, a quienes se los conoció popularmente como “Los Horneros”, debido a que eran de la localidad platense de Los Hornos.Todos ellos eran delincuentes que viajaron a Pinamar en aquel verano, reclutados por el expolicía José Luis Prellezo.

Familia Cabezas: “Nos dirigimos a ustedes con el mayor respeto y consideración que la situación requiere. El motivo no pasa por tener un beneficio judicial, ni tampoco tener una nueva aceptación (…) queremos explicarles nuestra posición en este hecho”, comienza el manuscrito. Respecto del motivo de su viaje a la Costa Atlántica, Los Horneros señalaron: “En ningún momento fuimos a matar a José Luis Cabezas (…) si era necesario darle un susto. Nunca se habló de secuestro o muerte”.  Acto seguido, añaden: “No nos dimos cuenta hasta último momento que el complot era contra nosotros y su familiar. Ya no teníamos oportunidad de salir de ese juego de muerte que fue armado alrededor nuestro y de José Luis Cabezas y en el cual tuvimos que terminar haciendo lo que hicimos por la presión que había sobre nuestras vidas. (…) jamás se nos insinuó la matanza de persona alguna”. 

Por otra parte, buscan dejar fuera de la autoría material a dos de los firmantes: “Con sincero arrepentimiento aclaramos que si bien Braga y González interceptaron a José Luis Cabezas en el momento de bajar del auto, no participaron en lo que fue su posterior asesinato”. En el último fragmento aclaran: “Esta carta no ha sido articulada o dirigida en ningún momento por nuestros abogados, que estas líneas son sentidas”. 

“Pasamos de alguna manera a pedirles disculpas (por más que no sea justificativo para una muerte) y hacerle llegar nuestro más sentido pésame. Pedimos a ustedes y a Dios por todo lo sucedido perdón”, concluyen. La carta fue entregada a PERFIL por parte de Gladys Cabezas, la hermana de José Luis.

Fuente: Perfil

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry