Leandro Giménez, de 26 años, recibió al menos tres tiros en la cabeza. Su cuerpo fue encontrado a un costado de la vía, en la ciudad santafecina de Coronda, donde residía desde hace unos meses. Por la mecánica del hecho, se cree que pudo haber sido una venganza o un ajuste de cuentas.

Un chaqueño de 26 años fue hallado asesinado con tres disparos en la cráneo, este miércoles a la medianoche, en una zona semidescampada de la zona sur de la ciudad de Coronda, a unos 100 kilómetros al norte de Rosario.

Se trata de Leandro Miguel Giménez, de 27 años. Era oriundo de Chaco y residía con su pareja y un hijo pequeño desde hacía unos meses en una precaria vivienda del barrio Lafuente de Coronda (departamento San Jerónimo), al sur de la ciudad. Trabaja como peón rural y no tenía antecedentes penales, según se pudo reconstruir de los datos preliminares aportados por conocidos y allegados.

La víctima -consigna el diario La Capital- había salido de su casa unas horas antes y luego apareció asesinado por circunstancias que investiga el Ministerio Público de Acusación de Santa Fe, pero "a priori" y por la mecánica, se cree que podría ser una venganza.

Según informaron, unas horas antes del hallazgo del cadáver de Giménez, los vecinos llamaron al 911 alertados por el estampido de varios disparos de arma de fuego que retumbaron a unas pocas cuadras de la Unidad Penitenciaria Nº 1, por lo que una comisión policial se acercó al lugar pero no advirtió circunstancias anormales y tampoco identificó personas que pudieran cometer alguna falta o delito. Las condiciones de total oscuridad del lugar impidieron profundizar las tareas.

Sin embargo, aproximadamente a la 0.30 del miércoles, un vecino que caminaba junto a las vías del ferrocarril Belgrano Cargas (paralelo a la ruta 11), en el barrio conocido como Tacari y Pérez, se topó con el cuerpo de la víctima tirado junto a los durmientes. De inmediato dio aviso al personal policial y al Comando Radioeléctrico.

Los uniformados tomaron las medidas de rigor para resguardar la zona y dieron aviso al fiscal de la Unidad de Homicidios del MPA de Santa Fe, Jorge Nessier. A simple vista Giménez presentaba un disparo de arma de fuego en el cráneo, pero no se hallaron otros indicios para determinar la circunstancias o motivaciones de la letal agresión.

Por la mecánica del ataque, a priori, pareciera que el joven fue objeto de una venganza o ajuste de cuentas con tinte mafioso, aunque esa sería una hipótesis preliminar, según explicó el fiscal Nessier a La Capital.

Más tarde, el funcionario ordenó el traslado del cuerpo a la morgue de Santa Fe para la correspondientes autopsia, cuyo resultado arrojó que la víctima murió tras recibir al menos tres impactos de arma de fuego en la cabeza.

En tanto, la Policía de Investigaciones (PDI) del departamento San Jerónimo encabeza la pesquisa para dar con él o los autores del crimen. En ese sentido, Nessier describió que familiares de Rodríguez lo vieron salir de su casa en horas de la noche del martes, por lo cual se intenta recolectar evidencias para reconstruir ese espacio temporal hasta que fue hallado sin vida.

“Se están tomando declaraciones para establecer las circunstancias del hecho. Por lo que sabemos no tenía conflictos. Como la zona donde fue hallado el cuerpo es semidescampada, no hay registros fílmicos.

Vamos seguir con la toma de declaraciones de familiares y allegados para tratar de establecer con quién estuvo cuando salió de la casa”, amplió Nessier sobre la pesquisa que intenta esclarecer el oscuro homicidio.


COMPARTIR