Una mujer en Rusia arrojó a su bebé recién nacido por la ventana del hospital, informó Antena 3. El niño, que no tenía ni un día de edad, murió en el instante.

"Es nuestra voluntad que esta mujer sea perdonada, no queremos castigarla. Se le debería permitir vivir una vida feliz. Hemos aceptado todo, no queremos que nadie sea castigado", explicó el marido.

Con anterioridad fue sometida a un tratamiento de depresión en un hospital psiquiátrico y fue dada de alta poco antes de dar a luz porque los médicos concluyeron que "no representaba una amenaza para los demás".

La mujer, identificada como Viktoria Ivanova, tiene otras dos hijas que ahora permanecen bajo el cuidado de las autoridades. Ahora será sometida a un nuevo examen psiquiátrico para determinar si será arrestada o ingresada en un a tratamiento.


COMPARTIR