Argentina, entre los diez países del mundo en los que se realizan más operaciones estéticas

Volvió al top ten tras cinco años y ocupa el séptimo lugar, gracias al turismo médico y el auge de procedimientos no invasivos como el bótox. El aumento de mamas, la cirugía más popular.

129

luego de cinco años de ausencia, Argentina volvió al top ten de países del mundo en los que se realizan más cirugías estéticas. Según los últimos resultados de la Encuesta Internacional sobre Procedimientos Estéticos/Cosméticos que cada año lleva a cabo la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética (Isaps, por sus siglás en inglés), nuestro país se encuentra en el séptimo lugar –incluso por encima de Colombia–, con 680.960 procedimientos (entre quirúrgicos y no quirúrgicos) realizados en 2018.

Los dos primeros puestos los siguen ocupando Estados Unidos y Brasil, que representan el 28,4% del total de procedimientos estéticos realizados en todo el mundo, seguidos por los ocho países restantes (México, Alemania, India, Italia, Argentina, Colombia, Australia y Tailandia).

El estudio destaca que la cirugía estética continúa aumentando en todo el mundo. Argentina no es la excepción: en 2016 el país se encontraba en el puesto 16 del ranking mundial con 287.823 procedimientos anuales. ¿A qué se debe este aumento? Para los especialistas el incremento se relaciona con el crecimiento de la población y su expectativa de vida, la mayor difusión de técnicas y resultados, la creciente ‘idealización’ de una apariencia juvenil y una mejora también de las estadísticas, que le permite a la Isaps tener datos más fidedignos de la Argentina.

Otra de las razones tiene que ver con el turismo médico. Según el Medical Tourism Index, el país hoy se ubica entre los cinco primeros de Latinoamérica elegidos por extranjeros para realizarse algún tipo de cirugía, ya sea para mejorar la salud o por cuestiones estéticas.

Esto se debe a que Argentina cuenta con una tradición de excelencia médica y a los menores costos: por las últimas devaluaciones, en promedio el precio de una cirugía de aumento mamario en la Argentina es un 50% inferior que en Estados Unidos.

“La Argentina tiene una demanda estable que aumenta en los períodos en que los costos bajan por la devaluación de su moneda, pero también porque la cirugía estética, que es una rama de la cirugía plástica, tiene una práctica consolidada desde hace muchos años y se realiza con buenos resultados”, dijo el doctor Fernando Tuccillo, director de Comunicación de la Sociedad de Cirugia Plástica de Buenos Aires (Scpba).

El reporte de la Isaps destaca que el aumento mamario continúa siendo la cirugía estética más demandada en la Argentina, con 51.081 procedimientos realizados en 2018. La siguen la blefaroplastia, que corrige el exceso de grasa y piel de los párpados superior e inferior; la liposucción, que permite un remodelado de la silueta a través de la extracción de grasa o tejido adiposo; la rinoplastia, en la que se modifica la forma de la nariz; y la abdominoplastia o cirugía estética del abdomen.

Cirugía Plástica segura: la importancia de saber elegir

“La mama viene tomando una importancia creciente en la cultura de la imagen y el aumento mamario se ha popularizado en las ultimas décadas por su influencia en la autoestima. Sin  embargo, lo excesivo se ha ido reemplazando, como en el resto de la cirugía estética, por la búsqueda de resultados más naturales”, explicó Tuccillo.

Pero sin duda el mayor crecimiento, en el mundo y en la Argentina, está dado por los procedimientos estéticos no quirúrgicos, como la aplicación de toxina botulínica, los tratamientos de relleno con ácido hialurónico y la depilación definitiva.

“El concepto de estética no invasiva es una tendencia muy fuerte. Son procedimientos cortos, que se realizan en el consultorio y que dan muy buenos resultados, como la  toxina botulínica y los rellenos con ácido hialurónico.

Han aumentado porque dan resultados muy buenos, sin agresión, y el paciente no tiene que dejar de trabajar”, sostuvo el cirujano plástico Sergio Korzin, director de Lasermed y miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reaparadora (Scaper).

Entre los nuevos tratamientos estéticos no invasivos, Korzin destaca el CoolSculpting, que reduce la grasa corporal utilizando el frío y el ultrasonido focalizado para trata la flacidez y lograr poner tirante la piel de la cara. El informe destaca que las mujeres continúan sometiéndose a más procedimientos cosméticos que los hombres, con el 87,4%.

“Los hombres somos iguales de coquetos pero menos valientes. Pegan muy fuerte los tratamientos no invasivos, como la toxina botulínica o el  CoolSculpting para sacar rollitos”, destaca Korzin.

Entre las cirugías estéticas más populares en los hombres se encuentra la ginecomastia (reducción de las mamas). Solo en 2018, se realizaron 5.748 cirugías de este tipo en la Argentina.

Cómo evitar mala praxis

“Pedime el título” y “Exigí un cirujano plástico” son los eslóganes de la campaña que lleva adelante la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (Sacper) para alertar a la población sobre los riesgos para su salud de ponerse en manos inescrupulosas y no especializadas a la hora de decidirse por un tratamiento estético.

“Aplicar un relleno suele ser muy tentador para cualquier persona no especializada, porque es una jeringa pequeña con una agujita, parecería fácil el procedimiento, pero si lo aplica alguien que no sabe hacerlo correctamente, puede causar un daño muy grande”, relató Pedro Bistoletti, presidente de la Sociedad de Cirugía Plástica Buenos Aires (Scpba).

Al momento de someterse a un procedimiento estético, los especialistas recomiendan primero consultar si el médico es miembro de alguna sociedad científica acreditada, lo que garantiza una sólida formación y tener certificaciones actualizadas. Esto se puede hacer a través de las webs www.sacper.org.ar o www.scpba.org.ar Otro de los consejos es no operarse en lugares inadecuados: la institución debe estar acreditada por el Ministerio de Salud de la Nación y contar con las habilitaciones municipales correspondientes.

Por último, es muy importante que se exija al médico ver qué implante mamario o qué relleno se va aplicar, verificando que estos sean de las marcas que se encuentran autorizadas. Una acción importante en el caso de bótox es tomar el dato del lote y vencimiento para tener alguna referencia en caso de ser necesario.

Fuente: Perfil.com

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry