Ante la libertad del agresor, Pamela Famoso se considera desprotegida

150

El 27 de junio de 2016 Pamela Famoso recibió una paliza y casi pierde la vida. Sus padres llegaron en momentos en que Juan Benítez Cerio la agredía y la auxiliaron. La mujer quedó internada y desde ese momento se inició una batalla legal que tuvo varias instancias.

La decisión de la justicia de declarar a Benítez Cerio inimputable y dejarlo en libertad, provocó un gran impacto emocional en Pamela Fomoso y su entorno familiar. Se consideró desprotegida y teme por su integridad y la de sus hijos.

“Mi expareja intentó matarme delante de nuestros cuatro hijos. Sufrí constantemente violencia de género. Por las agresiones quedé inconsciente cuatro veces”, dijo Pamela en declaraciones a Primera Línea.

En un breve repaso de la situación legal, recordó que “Benítez Cerio en su momento estuvo en prisión preventiva después fue beneficiado con un juicio abreviado y desde entonces quedó libre. En aquel tiempo se encontraba bien de salud mental e inclusive hay un informe realizado por el doctor Isla, que era perito forense en la causa, manifestando que el acusado comprendía la criminalidad de sus actos”.

Enfatizó que “a consecuencia de los castigos estuve internada con asistencia de oxígeno y tenía problemas de movilidad de mis miembros”.

Indicó que “a todas las pruebas médicas y psicológicas que aporté, se sumó el testimonio de mi hija, que tenía 8 años, que en Cámara Gesell contó lo que se vivía. Creo que si la justicia hubiera actuado de inmediato cuando el Superior Tribunal de Justicia dictó la nulidad y la prisión preventiva de inmediato y la realización del juicio, creo que hoy la historia sería otra porque en aquel momento no se encontraba con ninguna patología. Ahora se dice que sufre de esquizofrenia y es inimputable. Puede permanecer en libertad con un tratamiento ambulatorio”.

Señaló que “cuento con un botón antipánico y Benítez Cerio tiene una perimetral. No puede acercarse a nosotros. Este muchacho debería estar acompañado por su tía.”.

Remarcó Pamela que “siento impotencia. Como víctima no te protegen, no ayudan. Uno como mujer, en éstas situaciones estás en el ojo de la tormenta todo el tiempo. Algunos te vez fuerte, porque te ven capaz de seguir.

No tengo mucha confianza en la justicia. Cuando uno sale anda con miedo. No puedo dejar solos a los chicos. Uno está permanentemente pensando  en la seguridad cuando vas y salís del trabajo. Hay que tener un cuidado constante más allá de la cautelar que existe. Mis hijos no quieren tener contacto con el padre ni con la familia. Soy una mujer que tiene a un agresor suelto”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry