Hay vuelos especiales que siguen llegando a la Argentina en medio de una política de cielos y fronteras cerradas para evitar la propagación del coronavirus.

Pero unos 2200 argentinos que estaban trabajando en la temporada de esquí en el principado de Andorra quedaron allí sin poder moverse. En en las últimas horas, el primer ministro de Andorra, Xavier Espot, le envió a Alberto Fernández una carta pidiendo que se le permita a estos argentinos volver a sus casas.

Fuentes del gobierno andorrano contaron que la carta de Espot a Fernández pide que se le permita a unas empresas aéreas reprogramar unos vuelos que inicialmente estaban agendados para el último fin de semana, pero fueron suspendidos al cerrarse todos los aeropuertos y las entradas al país por aire y tierra.

En coordinación con las autoridades diplomáticas de la embajada argentina en Madrid, había ya tres vuelos coordinados que fueron cancelados. Dijeron que uno era de Iberia para el 27 de marzo, y había otro de la misma empresa más uno de Air France para el 29. Podrían haber embarcado más de mil.

Andorra es un microestado ubicado en los Pirineos, entre España y Francia de apenas 470 kilómetros cuadrados y 75.000 habitantes. Sólo tiene salida por tierra, por lo que no hay aviones ni barcos. Los argentinos, que son la mitad de todos los extranjeros que trabajan en la temporada de esquí, iban a ir en buses hasta la capital española adonde no pueden entrar más que con un boleto aéreo de salida del país debido a la cuarentena, señalaron a Clarín en el Principado de Andorra.

Este lunes, contaba el joven Mariano Agustín Cirelli en la cuenta que los "Argentinos varados en Andorra" abrieron en Instagram que también ellos le mandaron un comunicado al presidente Alberto F. Firmaron varios compatriotas que siguen en el mundo sin poder volver. En sus escritos de Instagram dicen haber sido "abandonados" y manifiestan ser trabajadores y "no chetos", tal como se los intentó definir desde un sector del oficialismo.

A decir verdad, para evitar un colapso en las entradas al país donde no hay infraestructura ni personal suficiente para afrontar controles sanitarios de todos controles de quienes piden volver, los vuelos hoy son escasos y no todas las embajadas lograron acuerdos con las aerolíneas. El lunes llegó un avión de Edelweiss que trajo de vuelta a cien médicos de España, vía Zurich, en un operativo facilitado por el empresario Eduardo Eurnekian y el embajador en Suiza, Luis María Kreckler.

A su vez, el embajador en Cuba, Javier Figueroa tenía la posible salida para este miércoles 1 de abril, a las 12.30, de un charter pagado por la Cancillería argentina para repatriar a 200 ciudadanos. Se eligió como prioridad a los más vulnerables -enfermos, embarazadas, y ancianos- de un total de 800 argentinos que se registraron como varados ante la sede diplomática en La Habana. Y otros 300 llegaron desde México el lunes traídos en aviones de la Fuerza Aérea de ese país. Ello fue negociado directamente entre Alberto F. y Andrés Manuel López Obrador.

Los que quedaron en Andorra están sin trabajo desde que cerraron las pistas de esquí el 13 de marzo. Muchos llegaron desde Barloche y Mendoza y de otros centros de esquí donde hacen la temporada de invierno en Argentina. En Andorra trabajaban como pisteros, instructores, o en el sector hotelero y gastronómico.

Los despidieron y al quedar como atrapados allí por la cuarentena, algunas empresas -que son en su mayoría público y privadas- les siguen brindando albergue. Pero el sistema de salud en Andorra también corre riesgo de colapso ante el avance de la pandemia. Y quieren que los no residentes se vuelvan a sus casas.

Fuentes oficiales argentinas dijeron no tener decisión tomada aún sobre los argentinos varados en Andorra.

Fuente: Clarín

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry