El presidente Alberto Fernández se encuentra viajando hacia la provincia de Jujuy para visitar al Milagro Sala, quien se encuentra internada tras sufrir una trombosis venosa profunda.

La decisión de mostrarse con la dirigente social apunta a “volver a poner visibilidad sobre un hecho de injusticia como es la detención ilegal que está sufriendo y para seguir reclamando por su libertad”, informó la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti, en declaraciones a la agencia estatal Télam.

El jefe de Estado decidió suspender su agenda para viajar al norte de la Argentina: a media mañana tenía previsto encabezar un acto en Buenos Aires junto al ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, para entregar equipamiento científico-tecnológico a organismos y universidades.

En este sentido, agregó: “Milagro Sala está internada, sufriendo un deterioro en su salud producto de la prisión injusta”.

La portavoz relacionó además la visita que el mandatario se apresta a realizar hoy a Milagro Sala con la que en su momento, cuando era precandidato presidencial, en julio de 2019, realizó al ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula Da Silva, quien estaba en prisión en la Superintendencia de la Policía Federal brasileña en la ciudad de Curitiba.

Según se informó oficialmente, el jefe de Estado mantuvo ayer contactos con los médicos y allegados de Sala, quien cumple con prisión domiciliaria y se encuentra internada en terapia intermedia en Jujuy, y se había manifestado “preocupado” por su estado de salud así como por su situación judicial.

La principal referente de la organización Social Tupac Amaru permanece internada “estable” en una sala de terapia intermedia de una clínica de la capital jujeña, y su defensa denunció ayer “hostigamiento” por parte del personal policial que la custodia.

En la imagen, la activista argentina Milagro Sala. EFE/Edgardo Valera/Archivo
En la imagen, la activista argentina Milagro Sala. EFE/Edgardo Valera/Archivo.

La activista ingresó el lunes último al sanatorio privado “Los Lapachos” de San Salvador de Jujuy, con un cuadro de “trombosis venosa profunda” luego de que se le practicaran estudios de rutina debido a un dolor que le aquejaba en su rodilla izquierda.

Los abogados defensores de la dirigente social informaron que, desde ese momento, Sala fue traslada a la unidad de terapia coronaria, “para ser compensada y recibir el tratamiento necesario para la trombosis”.

Según informaron, la dirigente social “se encuentra custodiada por dos agentes de la policía, una mujer y un hombre, en la puerta de ingreso a la UCO/UTI y un tercer agente femenino, al lado de su cama, exhibiendo ostensiblemente la portación de su arma reglamentaria”.

El equipo de Salud de Milagro Sala había advertido que la custodia de los uniformados no colabora con la situación de la paciente y del resto de las personas internadas en el centro de salud.

“Es de destacar que la presencia de la policía al lado de su cama, indudablemente configura una situación amenazante, de violencia psicológica y simbólica, de acoso y hostigamiento que impacta clara y directamente en su salud psíquica, generando angustia y desazón con repercusión en su cuadro clínico, tornando el pronóstico de su enfermedad más ominoso del que podría llegar a ser”, señalaron en un comunicado la psicóloga Adriana Sonia Taboada (M.N. 8336) y el médico Ariel Rossi (M.N. 90414).

La custodia policial de Mialgro Sala en la Clínica Los Lapachos, de San Salvador de Jujuy. El equipo de defensa médico y legal denunció hostigamiento a la dirigente social
La custodia policial de Milagro Sala en la Clínica Los Lapachos.
El equipo de defensa médico y legal denunció hostigamiento a la dirigente social

Milagro Sala permanece detenida desde el 16 de enero de del 2016 y, desde ese momento, se multiplicaron los pedidos de distintas organizaciones por su libertad.

El 23 de noviembre de 2017, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) consideró que Sala permanecía detenida en condiciones incompatibles con su dignidad humana y que el método o manera de ejecución de la medida privativa de libertad la estaba sometiendo a angustia o dificultades mayores al sufrimiento intrínseco a toda detención, y dictó una medida provisional en ese sentido.

Desde entonces, la Corte IDH no sólo mantiene vigente la medida provisional, sino que además recibe información periódica que denuncia la falta de independencia judicial en la provincia y el impacto que tiene la particular persecución penal que llevan adelante en la integridad física y psíquica de Sala.

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación reclamó ayer a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y a las autoridades judiciales de Jujuy que “se dispongan las acciones necesarias para frenar el hostigamiento contra Milagro Sala, privada de su libertad de manera arbitraria desde 2016, y se dé cumplimiento a las medidas de protección dispuestas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

La semana pasada, el ministro de Justicia, Martín Soria, reafirmó el compromiso del Gobierno para que se cumpla la medida provisional dictada por la CIDH a favor de Milagro Sala, durante una reunión con representantes del Comité por la Libertad de la referente de la Tupac Amaru, quienes volvieron a exigir la libertad de la activista en una movilización hacia la sede ministerial.


COMPARTIR