Guzmán presentó su renuncia a través de una carta de siete páginas y abrió una compleja situación dentro del Gobierno.

A diferencia del paso al costado del titular de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, en esta oportunidad no hubo reemplazante a las horas, y a pesar del desfile de nombres que se suceden para designar a un nuevo jefe en el Palacio de Hacienda, las partes de la coalición de Gobierno deberán discutir de quién se trate.

La reunión tuvo lugar al mediodía en la quinta de Olivos, y contó con la participación del mandatario, sus principales colaboradores y de Massa.

Se trata de un domingo atípico donde las agendas cambian "minuto a minuto", tal cual indicó una alta fuente oficial que dio por confirmado el encuentro con la salvedad del dinamismo en la realidad.

Durante la noche del sábado, a posterior de la carta de renuncia de Guzmán, surgieron trascendidos que dieron al presidente en reunión con su equipo y Massa, pero con el pasar de las horas, ese encuentro quedó desestimado, con la promesa de que el nombre del sucesor se daría a conocer este mismo domingo.

El titular de la Cámara de Diputados dejó trascender su agenda de sábado por la noche, en la que se lo dio vita en la cancha, viendo el empate de Tigre con Talleres de Córdoba, y a posterior, en el cumpleaños de su hermana.

Inicialmente, la reunión programada para este domingo iba a celebrarse por la mañana en la residencia presidencial, pero finalmente Massa hizo su ingreso minutos después de las 11:00 de la mañana.

Se trata de un encuentro clave, en el que el presidente deberá definir el nombre del sucesor de Guzmán, y deberá hacerlo en medio de tensiones internas entre las partes.


COMPARTIR