El viernes 23 de marzo a las 19 horas se realizará la inauguración de la segunda parte de la Casa Garrahan Resistencia y para esto, el referente de Ciudad Limpia, Carlos Alabe, recordó con Primera Línea los inicios de la obra y también el sacrificio que significa trabajar en e edificio.

“Se celebra que entre los chaqueños también podemos construir sueños y este es más una necesidad que había de complementar entre lo que se hace en un hospital con lo que puede hacer una comunidad para que un chico vuelva a su casa completamente sano”, dijo.

El Garrahan Resistencia es una obra es muy grande y consta de tres etapas. La mayor ya está habilitada, (la planta baja), ahora habilitarán el primer piso que consta con 9 habitaciones, las oficinas de la fundación, el archivo, el depósito y la administración,  en tanto que esperan para el año que viene concluir todo con la tercera etapa.

“Necesitamos que el chico vaya todas las veces que el médico lo solicite y nosotros vamos a necesitar una unidad de traslado que tiene que estar en buenas condiciones. Ya hicimos una cochera y también  un espacio para las donaciones” dijo, por lo que espera que alguien logre aportar el vehículo.

Cabe mencionar que hasta que no esté inaugurada la segunda etapa, no tienen chicos alojados porque el polvillo que emana de los trabajos del piso de arriba resulta molesto y hasta peligroso para quienes se encuentren rehabilitándose.

Hasta el momento, hubo 30 pacientes que lograron tener “un final feliz” porque se rehabilitaron en su totalidad y lograron volver a sus casas.

Alabe habló acerca de la posibilidad de que se pueda llegar a pagar a los profesionales que atienen en la Casa, y para esto ya estuvo hablando con referentes del Garrahan.

“Necesitamos profesionales de la nutrición, de la administración, de la limpieza, estimuladores, gente que tiene que cortar el pasto y mantener la seguridad. Nosotros desde la Fundación sí seguiremos trabajando gratuitamente porque somos voluntarios”, sentenció.

“En este sentido trabajamos con el doctor Federico Valdez para ver si podemos lograr una ley de mecenazgo para la salud” remarcó.

Cabe mencionar que en 2009 comenzó el sueño de edificar la casa en Resistencia y en 2010 lograron comenzar con la obra. Más allá de esto, Alabe reconoció que tuvieron “muchísimo viento en contra”.

“Yo los entiendo que desconfíen, pero a esta altura, las evidencia superan cualquier sospecha”, indicó y volvió a invitar a todos los ciudadanos a acercarse al edificio para verificar con sus propios ojos los resultados de la colaboración colectiva y ciudadana.


COMPARTIR