Por Jorge Eric Dahlgren (*)

 

Si un calzoncillo hecho del algodón chaqueño cuesta $100, hay $10 que corresponde a la producción agrícola del Chaco. Los otros 90 son el Valor Agregado de la producción textil radicada mayoritariamente en Baires.

Como la Presión Fiscal es del 50% esos calzoncillos esconden $50 de impuestos.  Y como hace unos cuantos años atrás el Mago Rafa que a veces es ingeniero consiguió milagrosamente para el Chaco una Coparticipación del 5.13% -la cuarta del país- por cada calzoncillo nos tocan $2.56 para pagar sueldos y jubilaciones.

Ocurre que si llevamos esos números a todo el quehacer chaqueño, la milagrosa coparticipación del Rafaelito no alcanza ni para los bizcochitos. Porque el Chaco necesita diez veces más para sueldos y jubilaciones.

Esa guita que falta, un fangote descomunal, viene de la Casa Rosada. Pero no gratis. Implica reciprocidad de trato para el tratamiento de algunas cuestiones graves. ¿Cuál reciprocidad? ¿La de los diputados chaqueños que votaron a favor de De Vido para que no vaya en cana?

Por eso Baires se viene al ataque. Y dice:

"De los cincuenta pesos de impuestos por cada calzoncillo nosotros lo recaudamos todo, lo ingresamos a las Cuentas Nacionales, para que después el Chaco se lleve 2,56 de CoPa y arriba la Nación le tire los 47.44  que le faltan para pagar los sueldos y las jubilaciones.

¿Y si nosotros acompañamos la gestión financiera del Gobierno Nacional por qué no nos tiran alguito de los 47.44 que se lleva el Chaco de puro regalo y no acompaña nada?"

La gran joda está en los diputados de Peppo -que no tienen idea de lo que es la Economía del Sector Público- se pongan a hablar de modificar el Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos.

Que ni se les ocurra tocarlo. Porque el drama del Chaco no es el 5.13% que le corresponde automáticamente de acuerdo con el Pacto Fiscal. Sino el vagonazo adicional de guita que viene de la Casa Rosada, y Peppo tiene que ir a suplicarla todos los meses.

Pero va solo. Porque los diputados, ellos y ellas, están en la marcha de Santiago Maldonado. Y que a los sueldos y las jubilaciones de los chaqueños las pague Magoya.

 

(*) Contador Público.

Economista

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry