Al menos 18 personas murieron y cerca de 50 resultaron heridas en las últimas horas por motines simultáneos en dos cárceles de Ecuador, según el último balance de la entidad gubernamental a cargo del manejo de las prisiones.

En la prisión ubicada en la provincia costera de Guayas (suroeste), los enfrentamientos dejaron “8 internos fallecidos y 3 agentes de la Policía Nacional heridos”, señaló el Servicio Nacional de Atención Integral a Privados de la Libertad (SNAI), en un comunicado divulgado en sus redes sociales.

Mientras tanto, en la cárcel de Cotopaxi (centro), hay “10 personas privadas de la libertad fallecidas, alrededor de 35 heridas y 6 agentes de la Policía heridos”.

En ente señaló que los agentes heridos en la penitenciaría del litoral se encuentran “estables” en hospitales y que grupos élite de la policía “retomaron el control” en ambas prisiones.

Las cárceles de Guayas y de Cotopaxi fueron dos de las cuatro prisiones en las que se produjeron sangrientas revueltas simultáneas en febrero de este año que dejaron 79 reclusos muertos y una veintena de heridos, precisó la agencia de noticias AFP.

Esos incidentes dejaron escenas aterradoras como cuerpos decapitados y revelaron el poder de las mafias del narcotráfico en las sobrepobladas prisiones.

La semana pasada los uniformados detuvieron a una persona que intentó ingresar a la cárcel de Guayaquil fusiles, pistolas, explosivos y municiones.

Ecuador tiene alrededor de 60 cárceles con capacidad para albergar a 30.000 personas, pero en la actualidad aloja cerca de 39.000 reclusos bajo la custodia de unos 1.500 guardias. Según expertos, se necesitan 4.000 agentes para ejercer un control efectivo de las cárceles.

El índice de hacinamiento en las prisiones del país bordea el 30%. En 2020, según la Defensoría del Pueblo, hubo 103 asesinatos en las cárceles.

Para intentar frenar la violencia carcelaria, el gobierno del expresidente Lenín Moreno que dejó el poder en mayo pasado, decretó el estado de excepción en algunas ocasiones. La última medida estuvo vigente hasta noviembre del año anterior.

En medio de la pandemia y para reducir la población carcelaria, Ecuador aplicó medidas sustitutivas para quienes cumplían penas por delitos menores, con lo que logró bajar de 42% a 30% la sobrepoblación de las prisiones.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry