Visitaron la redacción de Primera Línea, algunos referentes del Afroumbandismo en Chaco. Hablaron de la discriminación que sufren por parte de la sociedad que todavía hoy considera que “cultúan al diablo”. Explicaron en qué consiste su religión e invitaron a la gente a derribar “tabúes” en relación a esta práctica.

El pasado viernes 22 de septiembre se realizó en Resistencia el primer Encuentro Afroumbandista del Chaco, el cual fue organizado por la Secretaría de Derechos Humanos y el Inadi. Además estuvieron presentes funcionarios del área de Registro y Culto del Gobierno porque buscan que dicha religión tenga un acompañamiento oficial.

Es que actualmente, si bien no está prohibida su práctica, no cuentan con un respaldo legal que les garantice, por ejemplo, tener un templo habilitado, por lo tanto, sus ceremonias se suelen realizar en casas particulares.

Sin embargo, el mayor obstáculo que tienen quienes practican esta religión, es el prejuicio social. Por años se consideró que el umbandismo era una práctica relacionada con el diablo, o con la magia negra y que quienes la practican tienen como finalidad, el mal.

La mai Mariana  explicó que, “nuestra religión está combinada por lo afro proveniente del continente africano y umbanda por lo proveniente de Brasil. Queremos seguir haciendo esto para que la gente tome conciencia y nos acepten. Para sacar muchos tabúes, creemos que la mejor manera de hacerlo es salir a las calles, mostrar nuestras vestimentas, nuestros rituales”. De hecho, el pasado 22 de septiembre realizaron algunas demostraciones de sus rituales y sus danzas.

El objetivo es que la gente vaya teniendo otra mirada del umbandismo, que conozco sobre el tema y que dejen de lado los prejuicios. “Queremos hacerlo en lugares públicos, ir a plazas, mostrar, vestirnos de blanco. Mostrar que somos alegría, que defendemos la naturaleza, a los viejitos. Uno de nuestros mayores dogmas es cuidar y proteger a las crianzas”, sentenció.

Insisten en que lo primordial por el momento “es insertarnos en la sociedad porque queremos ganar la igualdad como todo el mundo”.

En este aspecto, reconocieron que se encuentran fuera de la ley. “En la argentina hay libre culto pero no tenemos nada que abale y diga que estamos legalmente constituido y tenemos los templos habilitados”, afirmó por su parte la mai Gladys.

La ayuda para mantener los templos, que en la actualidad son precarios, solamente la tienen de sus fieles, porque “nosotros no tenemos ayuda de nadie y todo sale de nosotros”. Y relacionado a esto también se encuentra que muchos practicantes tienen temor de darse a conocer.

“Acá hay mucha gente que es y no es, porque al jefe no le gusta, estamos ocultos. Hay gente que tiene miedo a salir en las cámaras, en usar su ropa, por la discriminación, por el trabajo, por eso necesitamos que el Inadi y Derechos Humanos esté con nosotros, porque somos personas”, continuó Mariana.

Un solo Dios y sin magia negra

“La gente dice que el umbandista cultúa al diablo y nosotros tenemos principios religiosos donde creemos en un solo dios y descreemos absolutamente en un dios del mal” aclaró la Mai aunque consideró que como en otras religiones también “hay buenos y malos”, de ahí la importancia de querer “que aprendan a conocer quiénes somos y hacia dónde vamos”, sentenció.

La ropa blanca característica refiere a la pureza de la divinidad, aunque también se visten de acuerdo al color que tiene cada ángel guardián de cada uno. “Yo le digo a la gente que hay que salir con la ropa para que la gente te identifique, y no que se vaya por la otra vereda porque sepa que sos macumbero, sino que te salude”.

En la historia, la cultura y religión africana tuvo que adaptarse principalmente a la colonización, debido a que no se le permitía a los esclavos cultuar su propia religión, tuvieron que mixtarla con el catolicismo.

Por ejemplo, existen santos que comparten con el cristianismo católico, aunque solamente con diferentes nombres. Para el Paivará, (dueño del camino), se tira pororó o maíz, (pipoca), sobre la calle con la finalidad de que se abran oportunidades laborales. Es, en definitiva una especie de San Cayetano.

“No cultuamos nada de magia negra ni blanca ni del color que sea. Pedimos a nuestros santos que  nos ayuden, que nos protejan que protejan a la gente, a las criaturas, a los ancianos. Ayudamos a la gente para que tenga un trabajo, salud”, remarcó.

Por otro lado también aclararon que en la Argentina hay una ley que prohíbe el sacrificio de animales durante los rituales, a pesar de que la umbanda propiamente dicha, trabaja solamente con hierbas naturales. De cualquier manera, en caso de practicarla, aseguraron que luego el animal se consume y no se lo hace sufrir.

“Nuestra esencia es cuidar la naturaleza, la vida. Estamos en contra del aborto porque tenemos nuestra santa, (que es la inmaculada concepción), Maio Shum, la dueña de la fertilidad. No discriminamos a nadie, por eso en nuestros templos hay personas que tengan diversidad sexual, porque somos todos iguales ante los ojos de dios. Y por eso queremos que los demás nos vean así a nosotros” dio a conocer.

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry