Marcela Leiva, denunció el “accionar incoherente a la conducción del gremio al cual se encuentra afiliada y donde milito alrededor de 20 años”.

Esta grave acusación proviene a partir de que su hijo, quien prestaba servicio en el Instituto de Cultura de la Provincia del Chaco , recibiera el día 26 del corriente mes un memorándum expresando la baja del contrato de obra que mantenía con esa institución hace más de 3 años. En la misma, el presidente del Instituto Héctor Bernabé, fundamenta que tal decisión fue tomada a raíz de un pedido del gremio estatal nacional.

“Hoy después de haber militado durante 20 años en ATE, me duele ver el manejo caprichoso de aquellos que no entendieron que la lucha no es entre nosotros, seres caníbales y con ambición de poder, abuso de sus cargos y sin 2 dedos de frente para ser objetivos. Es fácil militar desde un escritorio, es más fácil ser demagogo y servil”, sentencio la madre del joven despedido.


COMPARTIR