El miércoles a la noche, en la esquina de las avenidas Moreno y Mac Lean de la ciudad de Resistencia, una joven de 20 años denunció que su pareja la había golpeado con puños y patadas, lo que hizo que se caiga de la moto en la que estaba.

Los vecinos que vieron la escena acudieron en defensa de la joven. Él dijo que cayeron de la moto y ella se golpeó contra el pavimento.

El hombre, dijo ser empleado del Servicio Penitenciario de Chaco y negó haber lesionado a la joven, mientras que los vecinos le gritaban “nosotros vimos cómo le pegaste, vení a pegarle ahora, hijo de puta”. Por este motivo, los policías decidieron resguardar la integridad física del penitenciario y lo pusieron dentro del móvil policial.

La joven sufrió fractura del tabique y con el rostro ensangrentado, era auxiliada por un grupo de personas. Por ello los efectivos de la Comisaría Décima Metropolitana solicitaron una ambulancia del Hospital Perrando que la trasladó hasta el nosocomio.

El fiscal en turno dispuso que por el hecho se dé intervención a la Línea 137, que se recepcione la denuncia de la damnificada y, en caso contrario, que tomen declaración al uniformado del Servicio Penitenciario.


COMPARTIR